El Artista

Estándar
Hoy, siento que puedo dibujar la sonrisa en tu boca
Que puedo delinear tus hermosos ojos
O que puedo sin tocarte escribir mil versos en tu piel

Hoy te siento como un lienzo,

Y en el un gran pintor sere
Porque haciendo figuras en el aire
Sigo  pensando en ti
ce26b5d71b74e15e7b23cf987fe6c00a
Desde mi lugar triste por la distancia
En mi soledad tu recuerdo llega al fin
Hoy, no pinto, ni escribo en tu piel

Pero quisiera estar ahí,
Para no errar en mi arte, al dibujarte
Recorrer las líneas de tu rostro
Recorrer las curvas de tu cuerpo
Y sentir la seda del lienzo de tu piel

No estas solo…!!!

Estándar

Luis era alguien escéptico, un joven moderno de internet y que nada lo impresionaba porque ya lo conocía todo por las redes y eso lo hizo alejase de las creencias de antaño, y no creer en nada que no le pueda dar una explicación; Silvia, su mama era alguien que tenía sus creencias arraigadas, ya que era alguien tradicionalista y educada en las formas antiguas en donde lo sobrenatural tenía su espacio aparte y merecía respeto, por lo que veía y aprendía en redes,  Luis nunca atendía las recomendaciones de Silvia en las cuestiones de creencia…

Hace un par de años se cambiaron de domicilio a una casa antigua, de la que había  la leyenda que se encontraba embrujada, aunque nadie podía asegurar nada, porque nadie había visto en realidad nada, pero eran los rumores aparte que la casa llevaba tiempo sola y quien la habitaba se salía antes de un año siempre. Por los rumores que había se cree que en las noches se escuchan ruidos en las estancias de la misma. Luis después de meses de vivir ahí, seguía dando una explicación lógica, que en ocasiones no existía, a los ruidos de la casa; siempre encontrando explicación a todo.

Había ocasiones que las cosas que usaban y dejaban en ciertos lugares de la casa no se encontraban en donde las dejaron, o estaban escondidas donde menos lo esperaban.

Así estuvieron por cerca de un año. Silvia por sus creencias rezaba y hacia las cosas que su creencia y lógica le decía  para alejar las cosas que sucedían en la casa. Y Luis, daba explicaciones en ocasiones ilógicas a las mismas cosas.

Cierto día Silvia, recibió una llamada de trabajo, que tenía que ir y tardaría en volver por lo que le dio aviso a Luis que se encontraba en su cuarto escuchando música y en la computadora por lo que al escuchar el llamado de Silvia indicando que saldría a trabajar, solo respondió “aja”

Un par de horas después, estando entretenido, escucho un golpe que provenía desde la sala, por lo que se levanto y dejando la música encendida y la computadora también, se dirigió abajo llamando a su madre, – Mama?… Mama?..  No recibiendo respuesta, se dispuso a bajar y revisar  la planta baja, encontrando en la puerta de la cocina, tirada la maceta que su madre tenía en la mesita de la sala, y volteando para todos lados, encogió los hombros y dijo –seguro tembló,- y levantándolo lo coloco donde estaba, se fue a la cocina a servirse un vaso de jugo para volver a su cuarto. Y sirviéndose el jugo dejando el vaso en la barra, se volteo para guardar el jugo en el refrigerador, escuchando el golpe de el vaso cayendo al piso, quebrándose, cerrando el refrigerador, y volteando rápido, para ver qué había sido,  y viendo el vaso en el piso y la barra donde lo dejo, pensando –maldita sea, porque se cayó?- encogiendo los hombros dijo: -seguro lo deje en  la orilla y eso lo hizo caer.

Tomando un vaso de nuevo después de limpiar, se volvió a servir jugo y se dirigió a su recamara al ir subiendo por la escalera, noto que estaba todo en silencio, extrañado, pensó en la música que había dejado encendida, en ese momento escucho una voz a su espalda que dijo: –NO ESTAS SOLO!…- volteando tras el no encontró nada y encogiéndose de hombros siguió a su cuarto pensando en la música, llegando vio que la computadora se encontraba apagada, poniendo en la cara un gesto de extrañado, se puso a revisar y vio que estaba desconectada, lo que le pareció raro, pensó -la desconecte al bajar, seguro con el pie jale el cable, la volvió a conectar y estaba encendiéndola cuando volvió a escuchar la voz diciendo: -NO ESTAS SOLO, BAJA PARA QUE COMPRUEBES QUE NO ESTAS SOLO…- esto lo puso algo nervioso, por no tener respuesta lógica a la situación de la voz, pero centrándose, se dispuso mejor a ver la televisión, en eso estaba cuando escucho un portazo en la planta baja, pero no escucho la voz de Silvia (que siempre lo saludaba al entrar a la casa) extrañado, se dispuso a bajar para ver qué pasaba, bajando las escaleras, volvió a escuchar la voz que le dijo esta vez: – NO ESTAS SOLO, TE ESTAMOS ESPERANDO…-  extrañado y volteando a los lados buscando de donde salía esa voz, haciendo una mueca de sorpresa por la voz; dijo en voz alta: -vamos mama, esto no es gracioso, crees que porque traes a alguien para que haga esto, voy a creer?… ya salgan de donde están, es buena la broma pero no me asusta-

Al no recibir respuesta, se decidió a terminar de bajar de la escalera, y recorriendo la planta baja vio que no se encontraba nadie, lleno a la cocina y no habiendo visto a nadie, se regreso pero encontró en la sala, una figura humana de color obscuro, atas de el sillón por lo que al verle, sonrió, y señalándole dijo: -es lo mejor que puedes hacer?, vamos ya estoy grande para creer esto, así que dile a mi madre que estaré arriba y cuando terminen de jugar me avisan,- alejándose escalera arriba ignorando la sombra que estaba en la sala.

Silvia llego tarde esa noche y encontró a Luis despierto, por lo que se dirigió a él para verlo y darle las buenas noches, después de saludarlo, Luis le hizo el comentario de la sombra y las cosas que sucedieron, -sabes que no creo en eso, no sé porque traes a alguien para que se disfrace y me quiera asustar…-

Silvia, poniéndose pálida le pregunto: -entonces ya lo viste tú??-

-ahora si me crees cuando te digo que asustan aquí??-

-Como lo viste??-

-Espera mama, te dije que vi a alguien vestido, pero no que era un fantasma tu truco no funciono.-

– No es nadie que yo haya enviado como te explico para que entiendas toda tu vida no has querido creer… pero bueno lo bueno es que no te paso nada-

Esa noche paso sin mayor cosa, al día siguiente transcurrió normal hasta la tarde noche en que Silvia tuvo que salir a trabajar de nuevo, Luis estaba en su cuarto en la computadora cuando Silvia se retiro.

Siendo un poco más tarde ya obscuro; Luis, que se encontraba entretenido escucho un gran ruido que vino de la cocina, como la caída de todos los trastes de la casa,  pero todo al mismo tiempo, por lo que sin pensar se bajo de inmediato encontrando todo normal, pero estando ahí escucho otra vez: -AUN NO CREES QUE ESTAMOS AQUÍ?… NO ESTAS SOLO!-  por lo que volteando rápido alcanzo a ver que el florero que se encontraba en la mesa de centro se movía por la mesa y después de levantarse solo se cayó al suelo, y de pronto sin salir del asombro y su cabeza tratando de dar una explicación lógica a lo que acababa de ver, pero no terminaba cuando vio que detrás del sillón, se comenzaba a formar una figura nebulosa, pensando: Perfecto ahora se quema la casa…! Pero antes que se moviera, vio que la figura tomaba forma de una persona gris obscura, de la que salió la voz que le volvía a repetir –LUIS… NO ESTAS SOLO, AQUÍ ESTOY, Y VENGO A HACER QUE CREAS…

Reaccionando pero con cierto nervio, le dijo: -y quien se supone que eres tú?

-TE DIJE QUE NO ESTABAS SOLO… – dijo el ente con voz fría y hueca.

Y Luis ya con más miedo que nervio vio como la entidad atravesó el sillón a la vez que comenzó a sentir un hedor putrefacto retrocediendo a la vez que decía: – tu no existes!… los fantasmas no existen!…-

Y la entidad acercándose a Luis, mientras las cosas de la casa comenzaban a caerse como si fueran lanzadas por algo o alguien, así como los cuadros de las paredes se caían.

Luis poco a poco iba retrocediendo mientras que la entidad, como si estuviera enojada, le decía: -LUIS, NO ESTAS SOLO… ESTA ES MI CASA… Y TE DEMOSTRARE QUE DEBES TENERNOS MIEDO… – decía esto mientras se acercaba a Luis y de repente la entidad  se abalanzo sobre Luis cubriéndolo, y entrando en forma de humo en su cuerpo por la boca y nariz, mientras Luis queriendo gritar, -AAAHHHGGGG!!!…- solo salió un quejido ahogado

Solo pudo emitir un grito ahogado mientras caía de rodillas y se comenzaba a retorcer como si tuviera un ataque, a la vez que se escuchaba una carcajada que provenía de la garganta de el propio Luis, -JA JA JA JA JA!!!… –

Paso el tiempo… no se sabe cuánto pero ese día Silvia llego un poco más tarde que de costumbre, siendo ya en la madrugada, al abrir la puerta, soltó la bolsa que traía en la mano por ver como estaba todo, dando un grito al ver a Luis tirado en la puerta de la cocina, como muerto, así que corriendo ella se dirigió a él, tomándolo en sus brazos, viendo que se encontraba bien mientras le acariciaba el rostro y llorando le llamaba: LUIS…!, LUIS…!, DESPIERTA AMOR…!,  a la vez que decía una oración mental, y revisaba a su hijo pensando que lo habían asaltado.

Luis después de un par de minutos en brazos de su madre se despertó de repente y sobresaltado, a la vez que se separo de su madre se levanto de golpe, y volteando para todos lados, comenzó a gritar: -LARGO!… DEJAME!… NO ME TOQUES!… a la vez que se soltó llorando cayendo hacia atrás quedando sentado en el piso de la cocina y llorando, con las manos en la cara se tiro al piso  hecho un ovillo, y su madre queriendo ayudarlo, se acerco a la vez que se escucho un portazo fuerte que los hizo voltear. Y vieron como esa sombra que estaba en la sala de la casa se acerco hasta cerca de ellos y ambos escucharon esa voz hueca que se escucho como si viniera de la casa misma: NO ESTAS SOLO… NO ESTAS SOLO… NO ESTAS SOLO… HAHAHAHAHA…!

Ese mismo día se fueron de la casa, y sacaron las cosas en los días siguientes, se cambiaron a una colonia vecina del lugar, pero Luis, aparte de dejar de ser escéptico y volverse creyente, también termino con un trastorno, ya que se la pasaba diciendo a todo el mundo que si escuchaban la voz que le dice: NO ESTAS SOLO…!! Y que mira la sombra de un fantasma que lo persigue porque no cree en ellos, a pesar de rezarles y ponerles veladoras, tuvo que ser internado en un hospital psiquiátrico donde hace una semana  fue encontrado con una expresión de terror en su rostro, los médicos al revisarlo comentaron: -muerte por paro fulminante… la muerte del pánico….- Silvia se suicido el día siguiente por el dolor de perder a su hijo, su historia fue conocida por los vecinos  amigos de la familia, y por la comunidad entera, cuentan que por las noches se ve dos sombras pasar por las ventanas de la planta baja de la casa…

Que ahora es conocida como “LA CASA DEL ESCEPTICO”…

La lluvia y tu.

Estándar

Esta tarde cerré los ojos y vi llover;

Llovía como cuando estoy en el campo,

 Y te vi entre la lluvia,

Avanzabas imponente, erguida, majestuosa.

 y yo, viéndote a la distancia,

Mojado, sin mayor valor que lo que soy,

Te vi inalcanzable…

Pensé en correr en sentido contrario a ti,

Pero el corazón,

 Mi corazón me hizo hacer lo contrario, ir a tu lado,

A tu presencia brillando por el sol, majestuosa,

Con mis dedos mojados toque tu rostro.

Al verme en tus ojos,

 Sólo pude decir:

 “te amo”…

*este poema ya lo habia publicado, atravez de serunserdeluz, y por diversas razones no habia quedado en mi blog, mas hoy por fin ya quedo aqui y agradesco el tiempo de espera.

https://serunserdeluz.wordpress.com/2015/12/14/la-lluvia-y-tu/  Gracias silvia por publicarlo.

INVOCAR AL DIABLO (Ouija)

Estándar

danshaggy

Cuando tenía unos 15 años, no recuerdo por qué, me enganché a la tabla ouija. Una amiga se la compró y así fue como empezamos. Un día y otro hasta estar totalmente enganchados. No recuerdo las veces que lo hicimos. Pero recuerdo bien que parecía un vicio.
Todos los días nos pasábamos de seis a siete horas con la tabla, invocando espíritus y demás. Yo lo tomaba como un juego y me parecía divertido e inofencivo. Pero un día aquello empezó a ser monótono…. siempre lo mismo, saludar al Ente, preguntarle las mismas cosas de siempre y adiós. Así que decidimos dar el paso… INVOCAR A SATANAS, algo muy fuerte que, ahora que lo recuerdo en la distancia del tiempo, sé que fue una locura grande que he hecho.
Pero dejen les cuento, la historia fue así. Fuimos a casa de mi amiga, la dueña de la tabla, pero en…

Ver la entrada original 534 palabras más

Angel Escarlata (poema XXV)

Estándar

Camino por la vereda arbolada,

al fresco de la suave brisa nocturna;

te busco entre el bosque acogedor,

escuchando el murmullo del viento

entre las hojas de verde intenso.

 

Avanzo despacio, buscándote,

con  la luna en mi mano derecha,

y en mi mano izquierda,

abrigando nuestros corazones,

llevo las plumas encontradas en el andar tras de ti.

 

Escucho entre el murmullo del viento tu risa traviesa

y volteando, miro tu silueta moverse en la distancia,

allá veo tus alas escarlata ocultarse entre los árboles.

 

Te busco ahí, sin encontrarte,

camino hasta el claro, donde te veo al fin,

esplendorosa, erguida, con tus rojas alas desplegadas,

con tus blancas vestiduras de seda,

mi ser soñado; mi ángel  escarlata.

 

Tus hermosas alas en plenitud en ese rojo intenso;

tus brazos extendidos llamándome a tu lado,

hacia adonde me dirijo atraído por tu sonrisa,

con la luna en mi mano, que tu señalas

y sin palabras, me índicas que hay que devolverla.

 

Así, tomados de la cintura,

me llevas hasta el cielo para a dejar la luna,

para compartirla con el mundo.

Después, tomas mi corazón,

que colocas en tu pecho

y el tuyo… lo colocas en el mío;

así volando me llevas a mi lecho,

donde vuelvo a reposar,

a soñar en tu figura,

ahora con mi corazón latiendo en ti

y el tuyo, el tuyo dentro de mi…

Mi ángel escarlata. Continuar leyendo