La Ceremonia…

Estándar

Roque y Carlos eran jóvenes que se sentían atraídos hacia la magia negra y el satanismo, ceremonias y demás, al grado que tenían tiempo tratando de  entrar  en alguno de los grupos de magia y satanismo que había en la ciudad, para aprender mas pero habían sido rechazados en varias ocasiones.

Ese año, después de un par de intentos en que los habían rechazado, ese jueves se encontraron con Jonás, un hombre maduro que era miembro del último grupo que habían querido entrar y quien al verles les dijo (a la vez que los saludaba):

-Hey, que bueno que los veo ¿que creen? serán aceptados como aspirantes, estarán en la ceremonia para su  iniciación en el grupo, la ceremonia será el sábado por la noche.

Y dándoles un papel con unas indicaciones les dijo:
-Tienen dos días para conseguir lo que dice ahí, y no querrán faltar el sábado, pasaremos por ustedes a las diez de la noche.

El sábado, como les dijo, pasaron por ellos a las diez en punto, en una mochila llevaban lo que les pidieron.

Subieron en la camioneta donde venían Jonás y tres miembros de la secta; saludándose al subir, iban platicando y dándoles la bienvenida; de repente, sacaron unas capuchas y les dijo:
-Por razones de seguridad y por el hecho de ser aun solo aspirantes, tienen que taparse la cabeza.

Así que  viéndose entre ellos,  dijo Roque al tomar las capuchas: “ok nos parece justo”,  nerviosos y emocionados se las pusieron para poder llegar al lugar donde sería la ceremonia.
Estuvieron viajando en la camioneta por casi una hora, cuando ésta se detuvo, Jonás les dijo: “bien, hemos llegado, bajen sin quitarse las capuchas hasta que les digamos”, y les guiaron al interior de un edificio que era viejo y por el olor dedujeron que abandonado, tal vez por las afueras de la ciudad, ya dentro les quitaron las capuchas y llevándoles a una habitación les dijeron que se vistieran y prepararan las cosas para la ceremonia que estaba por comenzar.

Ya se encontraban desesperados, porque ya tenían mucho tiempo en espera, ya faltaban unos diez para la media noche cuando llegaron por ellos y dándoles unos cirios negro y uno blanco uno a cada uno, les dijo:
-Entraran en procesión y hagan lo que los demás, las recitaciones no; porque no las saben y todo irá bien hasta que les llame la sacerdotisa para hacer su iniciación en la ceremonia.

Caminaron por un pasillo hasta llegar a una puerta que daba hacia una estancia iluminada por cirios y teas solamente, parecía una vieja iglesia abandonada.
Interior de la Iglesia de Satán
Roque y Carlos, se encontraban muy nerviosos así como emocionados; Roque le dijo a Carlos en voz baja: “hasta que se nos hizo wey, ahora si a aprender lo bueno…” Carlos volteo despacio y Roque viendo un pequeño brillo en los ojos,  se quedo serio al ver bajo la cogulla el rostro de Carlos pero no dijo nada mas…  cuando les dieron la señal, entrando a la estancia invadida con humo, todo en un tono amarillo dorado, sólo iluminado con las teas puestas en las paredes y las velas, donde había una mesa baja en forma de altar.

Cuando entraron a la sala se formaron pegados a las paredes donde les indicaron, al lado de los demás miembros del grupo, y todos miraban la acción que había en el altar, pues ahí se encontraba una mujer con una sotana blanca, sin cogulla y con símbolos en la sotana; con ella se encontraban Jonás y dos más con cogullas tipo ku klux klan, quienes hacían señas al salón y las puertas donde entrarías todos. Después Jonás se fue detrás del altar y la mujer siguió viendo a todos los que entraban y todo lo que pasaba al acomodarse en el salón, observando a cada uno de los miembros del grupo que van llegando, al grado que tanto Carlos como Roque sintieron  su mirada penetrante sobre cada uno, que, al igual que los demás y como testigos, se acomodan alrededor de la escena para ver lo que acontecía.

Ya todos en sus lugares, comenzaron a recitar ciertos cánticos, que se escuchaban en la estancia como un murmullo constante, y se sentía como una vibración que recorría todo el lugar, tanto que parecía que estaban en un templo budista.

La sacerdotisa (vestida de blanco) iba avanzando despacio alrededor de la sala pasando frente a todos y regresando al altar volteó hacia sus asistentes haciéndoles una seña con la cabeza a dos de ellos que fueron para atrás del altar, entonces  ella levantando las manos, comenzó a decir en voz alta para que todos escucharan:

-hermanos… hoy nos hemos reunido para rendir tributo a nuestro amo y maestro: el señor de la noche. Hoy, haremos un sacrificio de lealtad a nuestro señor Luzbel, esperando nos regocije con su presencia a través de un miembro de nuestra hermandad, y que con la sangre nueva escogida, sigamos siendo dignos de él, sellando como siempre nuestro pacto con nuestro señor Luzbel.”-

Mientras ella hablaba, los asistentes salieron de atrás del altar trayendo algo   cubierto con una sabana negra (todo esto visto bajo el tono amarillo mortecino de las lumbreras que se encontraban en el lugar) y lo colocaron frente al altar elevado que permitía a todos los presentes ver perfectamente la escena, la sacerdotisa levantando las manos frente al objeto, dijo unas palabras en latín, a modo de invocación y del objeto se comenzaron a escuchar ruidos y golpes, todos creyeron que era alguien encerrado dentro y quería salir.

La sacerdotisa tomo la antorcha de uno de sus asistentes y comenzó a recorrer el salón pasando lentamente frente a todos los miembros, acercando la antorcha frente a sus rostros y viéndoles fijamente uno a uno, como si buscara algo en el rostro de ellos que le indicara el adecuado, Carlos y Roque vieron que el recorrido comenzó por el lado contrario a ellos y veían como observaba a cada miembro por unos segundos, mientras les alumbraba con la antorcha sostenida en su mano derecha y con la izquierda les tomaba de la barbilla haciendo que levantaran la cabeza, mientras los demás seguían haciendo los canticos que se escuchaban como un susurro, como el zumbido de un enjambre de abejas, como una vibración baja, que se sentía en todo el cuerpo.

Carlos, sintió que la sangre se agolpaba en su cabeza y escuchaba sus propios latidos sobre los canticos; sintiendo que sus latidos se hacían más lentos también, cuando la sacerdotisa estaba ya frente a ellos pasando por Roque, ella se detuvo y teniendo la cabeza de Roque tomada, vio a Carlos detenidamente, soltó a Roque al que ya no vio y avanzó hacia Carlos; al tocarle la cogulla le hizo levantar la cabeza; y sonriendo al verle a los ojos que reflejaban la luz de la tea, lo tomó del brazo guiándole al altar con ella, a paso lento.
Carlos sintió que el tiempo no pasaba, y se sintió como si entrase en un trance ya que dejó de escuchar los sonidos y se dejo guiar por la sacerdotisa quien colocándolo a un lado de ella y entre los demás miembros del consejo del grupo, lo acomodó frente a lo que estaba cubierto ya en el altar, entonces ella comenzó a decir en voz alta:

-Hermanos: – en ese momento todos los miembros se callaron y se levantaron volteando al altar- he aquí al hermano que servirá de mensajero, el envase en el que se manifestara el maestro…

Roque sonreía al ver el privilegio de Carlos al ser escogido, aún sin imaginar que pasaría, vio cómo dos de los miembros del altar tomaron a Carlos despojándolo de la vestimenta y dejándolo en ropa interior solamente, lo colocaron frente al objeto desde el cual volvieron a escucharse sonidos de golpes y una especie de gruñido a forma de grito ahogado que se escuchaban en toda la estancia; no sabían que lo provocaba…

La sacerdotisa tomo una daga y haciendo una herida en la mano izquierda de Carlos y otra en su propia mano, decía palabras en otra lengua que no se alcanzaban a escuchar mientras le depositaba gotas de sangre en la cabeza y hombros mezclando la sangre de los dos, al mismo tiempo que era destapado el objeto, viéndose entonces que era un espejo enorme y dejando ver una forma en el interior de éste.

Carlos fue colocado frente al espejo y al ver su reflejo, la sacerdotisa comenzó a invocar a Lucifer, para que se presentara ante el grupo, apareciendo en el gran espejo la figura de un ser del tamaño del espejo tras la imagen de Carlos, éste se sorprendió, y Roque aún mas, ya que no había físicamente nadie detrás de Carlos. Entonces el ser deformado y de gran tamaño tomo a Carlos por los hombros en el reflejo del espejo, mientras la sacerdotisa seguía recitando palabras en otra lengua y de pronto levantando las manos grito:

-“SEÑOR… TOMA POSESIÓN DE ESTE SIERVO TUYO PARA QUE PUEDAS HACERTE PRESENTE CON NOSOTROS”…

En ese momento se vio en el espejo que el ser dentro del espejo jaló a Carlos y se metió en su cuerpo tomando posesión de él; Carlos dando un grito cayó de rodillas quejándose, cosa que duro unos segundos, y después se levantó despacio, viendo a los miembros del salón en general, y viendo a la sacerdotisa le dijo unas palabras en otra lengua que nadie comprendió excepto ella, quien respondió con un ademán de inclinación de cabeza.  De la parte de atrás del espejo salieron dos de los ayudantes de ella con una joven semidesnuda, con visos de estar drogada, a quien colocaron en el altar mientras los otros dos movían el espejo de su lugar colocándolo con cuidado pegado a la pared.
RITUAL-satanico-illuminati-NWO
La sacerdotisa tomo a la joven de el brazo y acercándose a Luzbel, le dijo:

-He aquí a una doncella que no ha conocido hombre, para que tu cuerpo pueda encontrar el camino a este mundo, es la ideal para tu procreación.

Carlos/Luzbel viéndola y después a la sacerdotisa, sonrió y, tomando las delgadas ropas de la joven las arrancó de un jalón dejando a la joven totalmente desnuda y admirando su cuerpo desnudo la  coloco en una especie de mesa baja donde violo salvajemente a la joven mientras ella daba gritos de dolor:
-¡NO!… ¡ME QUEMA!…¡ME ESTA MATANDO!…

En tanto Luzbel, a través del cuerpo de Carlos, tomaba rápida posesión de ella y los miembros del grupo cantaban alabanzas a Luzbel y emitían gritos de júbilo por lo que estaba sucediendo.

Roque, no daba crédito a lo que sucedía ya que él no pensó que las cosas serían así, y con cara de asombro vio como su amigo tenía relaciones con la chica, y los demás lo festejaban, no entendiendo del todo, ya que su percepción de la ceremonia era algo distinto a lo que estaba sucediendo, y arrepintiéndose de estar ahí, comenzó hacerse poco a poco hacia atrás entre la gente que se habían arremolinado junto al altar, para ver a su demonio poseer a la joven salvajemente, y Carlos/Luzbel, volteo hacia Roque clavando su mirada en él y levantándose de la mesa después de haber terminado, avanzó despacio sin quitar la vista de Roque, seguido por la sacerdotisa, le llamo:

-ROQUE… – con una voz fuerte, no la usual de Carlos, una voz gruesa y hueca a la vez, que retumbo en todo el recinto, Roque sintió que el mundo se le venía encima, y quedándose frio, se detuvo, y volteando sobre sus propios pies quedo frente a Carlos/Luzbel, viendo como sus ojos ahora eran distintos ya que se veían completamente dilatados y con un brillo rojizo al fondo…

Carlos/Luzbel ladeaba un poco la cabeza mientras daba la vuelta alrededor de Roque observándolo detenidamente. Roque, aunque veía el rostro de su amigo Carlos; sentía algo grande que lo intimidaba tan solo con la mirada, se quedo congelado a la voz de mando de Luzbel que comenzó a decir:

-Acaso no es lo que esperabas, Roque?, no es lo que querías, conocerme, y aprender de este mundo?…-  mientras hacía ademanes con los brazos, y viéndole a los ojos, volvió a preguntar: -¿Roque, ya no quieres aprender?- y Roque asintió con la cabeza y clavando una rodilla en el suelo dijo:
-A su servicio maestro… dime que hago para servirte?

Y Carlos/Luzbel tomándole de la barbilla lo hizo levantar, y le dijo: -Ven, sirve a tu amo, ven y realiza tu servicio en mi honor- y Roque siguió a Carlos/Luzbel, hasta el altar donde aún seguía la joven recostada en la mesa.

La sacerdotisa se preparaba para realizar un sacrificio de otra joven para su señor, pero Carlos/Luzbel, tomando su brazo le quito la espada, corta de doble filo, con mango en marfil grabado, con la que haría el sacrificio, sonriendo con ésta en la mano, mientras veía que estaba filosa, caminó dando unos pasos entre los que estaban en el altar.

De repente, Luzbel deteniéndose, y viendo a los miembros que estaban en el salón, dijo con su voz, hueca y grave a la vez:
adam-bramley-torchbearer-copy_2
-Hijos míos… hoy han hecho un sacrificio para traerme aquí, y poder estar con ustedes”… – (volvió a moverse despacio entre la gente acercándose a Roque) -el sacrificio de esta joven quien ya ha sido preñada para el nacimiento del mesías… MI MESÍAS…-  miró a Roque, (quien sonreía al sentirse elegido por el mismísimo Luzbel), -pero los dioses… requerimos más que esto (señalando el cuerpo de la chica y el salón), requerimos sacrificio de sangre para calmar nuestra sed- mientras colocaba a Roque frente a él, sonriéndole dijo:
-La lealtad debe ser hasta en la muerte de ustedes hacia mi…”

Luzbel viendo a Roque hizo un movimiento rápido y de un tajo le cortó la cabeza, que  salió volando, con una expresión de asombro, cayendo a los pies de la gente, mientras su corazón seguía bombeando sangre, que salía a presión por las venas del cuello, bañando a los que se encontraban en el altar y  mientras el cuerpo de Roque caía sobre el altar y la joven, quedando ésta bañada en sangre, lo mismo que la sacerdotisa y el propio Luzbel/Carlos, quien en el movimiento de regreso del brazo hundió la punta de la espada en el pecho de la sacerdotisa, en un movimiento abrió el pecho, y metiendo su mano,  le saco el corazón, quedando ella de pie, con los ojos abiertos, y ahogando el grito mientras veía su corazón en la mano de Carlos/Luzbel, quien de un tajo cortó las arterias del corazón con el cuerpo, y viendo como ella se desvanecía, comenzó a morderlo arrancándole un pedazo y lanzó el corazón a la gente.

La chica se encontraba con el cuerpo desnudo totalmente rojo por la sangre de los dos cadáveres; el asistente de mayor rango se puso de rodillas mientras la gente comenzaba a huir aterrada de la estancia.

Entonces saliendo de detrás del altar Jonás con un habito de monje, la cogulla levantada, avanzo entre los que huían y acercándose Luzbel/Carlos se quito la cogulla y le dijo: “has hecho un gran trabajo; Maestro.”- y Luzbel/Carlos, volteando y viéndole le dijo:
-Sacerdote; No cumpliste con todo, este cuerpo es débil; necesito mas sangre-

Jonás parándose frente a él, le dijo: -Maestro, deténgase… necesitamos estar tranquilos pero esto (señalando los cuerpos) es llamar mucho la atención de la policía.

Luzbel/Carlos viéndolo y comenzando a sonreír, le respondió: -Tal vez, pero ya no te necesito, porque a través de este cuerpo cuidaré de ella y de mi engendro- Luzbel/Carlos le tomó del cuello y jalándole hacia él le dijo:
-No eres nadie, para decirme qué hacer, soy un dios y tú sólo un mono parlante…-
Jonás, haciendo un ademán sacó otro cuchillo que traía en su vestimenta, sin que Carlos/Luzbel se diera cuenta, y enterrándole el cuchillo en el estomago varias veces, viéndolo a los ojos le dijo al oído: -“lo siento maestro, pero no puede quedarse aquí, al bebe lo cuidare yo…

Dando un grito ahogado por el dolor, Carlos volvió en sí, y tomando su vientre que manaba sangre, doblándose sobre si, vio a Jonás y preguntó:
-¿por…que?

Jonás le respondió: -Porque así seguiré con el control, he batallado mucho para llegar aquí maestro, encontrar a este envase que has utilizado, a la vez que yo controle tu poder para limitarlo; con tu hijo, tendré el poder tuyo en mis manos, tengo el círculo de protección de ti, así que no podrás hacerme daño, tu hijo lo cuidaré como propio, maestro-  A la vez que se alejaba, viendo como Carlos fallecía de las heridas hechas por él.

Jonás se acerco al altar y tomando a la joven en brazos, se dirigió afuera, ya no había nadie en la estancia ni en el exterior, todos se retiraron cuando comenzó Luzbel a matar a las personas.
Quedaron sólo los cuerpos de la sacerdotisa y Roque juntos en el altar, y el de Carlos a unos metros… Jonás se llevo a la joven en brazos hasta su camioneta que se encontraba en el exterior de la iglesia, la subió y cuando se iba a subir él, salió un perro negro grande con los ojos encendidos y comenzó a gruñirle y ladrarle,  Jonás se subió a la camioneta, y vio que había un par de perros mas en el frente pero eso no lo detuvo y se abalanzó en el vehículo sobre ellos, pero al querer salir del camino vio un perro de frente corriendo hacia la camioneta y saltó sobre el vidrio desvaneciéndose al contacto, esto hizo que Jonás perdiera el control a la salida hacia la carretera siendo embestido por un camión que iba pasando a alta velocidad, quedando él destrozado al recibir directamente el golpe del camión.

Cuando llegaron los primeros auxilios, los paramédicos lograron sacar el cuerpo desnudo de la joven con heridas serias pero siguió aún con vida, gracias a los paramédicos, que la estabilizaron y trasladaron a un hospital rápidamente.

Mientras esto sucedía en el lugar del accidente, unos oficiales se adentraron al área de donde salió Jonás, vieron la luz mortecina por las antorchas en la antigua iglesia, y al llegar al lugar vieron el dantesco cuadro en el altar y relacionaron las cosas con la camioneta, deduciendo que Jonás había matado a los tres y al salir de ahí a toda velocidad se estrelló con el camión, pero al saber que la chica había sobrevivido, decidieron que ella, como único testigo, al estar mejor diera su testimonio.

Al mes del accidente, al no despertar ella de un coma profundo debido a las lesiones, los oficiales, dejaron  el caso como de un multiasesino fanático satanista que murió en la huida…

Anuncios

El Cruce de Caminos

Estándar
Me encontraba en la feria del aniversario de fundación del pueblo, es un pueblo chico y tiene pocos años de fundado, era el aniversario 66 de este, y como todos los años por la fecha, era festejo doble ya era el día 31 de octubre, y se festejaba la fundación así como las fiestas de Halloween y de los difuntos en los dos días posteriores… Con menos de 2000 habitantes, muchos nos conocíamos. Tengo mas o menos cinco años viviendo aquí ya que por trabajo me enviaron y aquí me quede, me case, y vivo feliz.

Este año vinieron unos amigos de la ciudad a pasar conmigo el festejo del pueblo, y andábamos deambulando por la feria que se puso para el festejo, mis tres amigos y yo llegamos a la fonda del pueblo y estábamos tomando algo cuando entre la gente vimos a Joel, un amigo que teníamos varios años sin ver, lo llamamos, volteando se acerco con nosotros, había algo raro en el ya que la mirada era como si estuviese ausente, a pesar de eso, su comportamiento con nosotros era normal.

Platicando nos llamo la atención que solo pidiera agua y que no la bebiera pero con la platica no le dimos excesiva importancia… después de un rato Joel nos pregunto, ¨Saben que el día de hoy, se juntan los tres mas grandes espíritus y pueden conceder un deseo sin pedir nada a cambio???…

Quedándonos serios y mirándonos unos otros le preguntamos que de donde sacaba eso, y con una sonrisa medio perdida nos contó la historia:

Todos los años en la noche de las brujas y el amanecer de los ángeles, el diablo, la muerte, el arcángel Uriel, se juntan y recorren la tierra sin hacer mal solo para ver como esta la tierra y si alguien llega a encontrarlos en su paso, le es concedido un deseo que lleva a cabo uno de los tres, se dice que hay que estar en un cruce de caminos en medio de un panteón porque la energía ahí es fuerte por los muertos, las cruces y la espiritualidad, es mas fácil que se puedan ver. Y burlonamente viendonos unos a otros le preguntamos que se ocuparía para hacer la ceremonia, velas incienso y cosas así??? El sonriendo dijo que no creyéramos todo lo que cuentan, que solo se necesitaba un espejo, una mesa, cuatro vasos y una botella de vino, así como algo de pan y frutos secos, para invitarles, sorprendidos por la respuesta le preguntamos como era eso y nos comento que el vino y los frutos son como ofrenda que se debe dar al pedirlos ellos, las sillas y la mesa, son para que descansen un momento de su viaje, después de tomar las viandas y esperar para que pidas el deseo… Arturo, le pregunto que para que era el espejo entonces, y viéndonos seriamente nos dijo: es para que si tienes valor los veas realmente como son… sonriendo y viendo entre la gente dijo, disculpen después nos vemos… y se perdió entre la gente no lo volvimos a ver.
comentando entre nosotros lo que nos dijo y lo raro que estaba, creímos que estaba por ahí de paso, le restamos importancia, pero Arturo, dijo, los veo esta noche y separándose, fue al almacén a comprar el vino y las viandas, por la tarde en la merienda, lo vimos que llego con algunas bolsas y revisando vimos que llevaba todo lo que Joel dijo que se necesitaba, viéndolo con curiosidad dijo; que?? No esta de mas hacerlo quien quita y pido la inmortalidad… y se soltó riendo al igual que nosotros. Por la noche como a las once y media dijo que entraría al panteón que se encontraba a media calle de mi casa, y comenzando a cargar las cosas le ayudamos a llevarlas.

Entrando al panteón lógicamente no es muy grande así que llegamos al unico cruce de caminos que esta en medio de el panteón y acomodo la mesa, pidió que nos retiráramos y que si no volvía a la una fuéramos por el…

Siendo mas de las doce treinta pero antes de la una, llego a la casa caminando lento y con una mirada de preocupación a la vez que algo perturbada, por lo que lo abordamos de inmediato y le pedimos nos dijera que paso, levantando la vista, mirándonos nos dijo; es verdad, los he visto, han venido… entrando a la casa y tomando asiento en la sala tomamos lugares alrededor de el, y con mas curiosidad que un niño pedimos nos platicara y nos dijera que pidió el nos comenzó a contar: iban a dar dar las doce cuando me dieron ganas de acomodarme en uno de los caminos, y de pronto un aire frio de mas comenzó a soplar y de los otros tres caminos vi que llegaban uno por cada uno, Uriel, un joven cabello algo largo y bien vestido, llego y se sentó sin voltear a verme, un minuto después llego la dama con un vestido algo viejo, muy hermosa, de cabello castaño largo y bien peinado, ojos profundos, me miro y me dio una sonrisa a la vez que se sentaba, inmediatamente después llego un hombre de mediana edad, bien vestido, pulcro quien al verme vi un brillo en sus ojos, que sere sincero me dio miedo.

ya sentados los tres voltearon a verme y me invitaron a sentarme con una sonrisa y un gesto con su mano izquierda los tres al mismo tiempo, después de eso, me preguntaron si eso que estaba ahí era de ellos o si les iba a invitar, solo pude decir que se sirvieran ya que era para ellos por lo que destape la botella y ofrecí las viandas a los tres, sin decir palabra ellos comieron, y bebieron la botella de vino, al terminar, se quedaron un momento quietos reposando y ella dijo: bien, ha sido un largo camino, gracias por las viandas, has pensado en pedir algo a cambio o solo es una ofrenda?? Me quede mudo por un momento, el joven mirándome me pregunto: porque no ordenas tus ideas y dices lo que quieres, tenemos solo un momento, y el hombre mirándome dijo: no piensas usar el espejo??, algo confundido, trate de tomar el espejo que deje en la mesa, pero la voz del joven, me detuvo diciendo: estas seguro, tal vez te arrepientas de ello, y viendo el espejo ya en mi mano voltee a verlos y les pregunte: que clase de deseo podrían darme, ella me respondió que no había limites, solo que estuviera seguro de lo que pedía ya que podría haber consecuencias, el hombre con tono mas serio y algo molesto, dijo: anda con lo que quieres, y usa el espejo si lo vas a hacer, todos amenazan con ese espejo y al final solo unos lo han usado… que ya tenemos que retirarnos… a la vez que nos decía esto cerro los ojos y llevo mi amigo las manos a la cara.

Tensos nosotros por lo que estaba contando, le apresuramos a decir que pediste?? A lo que respondió… les dije que antes de pedir mi deseo quería verlos realmente como eran pero sin el espejo, verlos directamente, y que ustedes los vieran también, y Uriel contesto que era algo no recomendable ya que no lo soportaría, pero que si estaba seguro que así seria, y  que solo alcanzaria a decirnos lo que vio antes de morir, y que ese seria mi deseo, ya no podría pedir nada mas, y que viviría con esa imagen hasta el ultimo momento de mi existencia ahí… a lo que respondí que si, que así quería, entonces se escucho un trueno que me hizo parpadear un momento y entonces vi realmente como eran… es… algo que no puedo describir, Uriel, no es como nos han hecho creer… nada es así… y viendo como se ponía cada vez mas pálido a la vez que se llevaba la mano derecha al hombro izquierdo, y su respiración se hacia mas rápida, le preguntamos otra vez que es lo que nos engañan, diciendo a la vez que cerraba los ojos y una lagrima salía de sus ojos.
El ángel, Uriel, salieron sus alas de la espalda pero no como lo hacen creer, alas blancas… eran color gris verdoso, como de murciélago, con garras en la punta superior y en la de abajo… y su rostro se hizo como de lagarto… – tranquilo amigo-, le dijimos, pero el continuo… – el hocico algo alargado y los ojos rojos… sus manos se hicieron unas garras… y volteando hacia ella… ella. se convirtió en un ser deforme… traía una balanza en la mano derecha y una daga en la izquierda… me dijo que era al balanza para el juicio del corazón y del alma de las personas al morir… y la daga es para abrir el pecho y sacar ambas cosas el cuerpo del muerto… y el… el diablo… se detuvo un momento… y cayendo hacia al frente lo detuvimos y acomodándolo hacia atrás en el sillón… tomando aire… nos termino de decir, en lo que llamábamos a una ambulancia ya que vimos que estaba sufriendo un colapso nervioso y cardíaco, antes de llegar la ambulancia nos dijo: el diablo era como Uriel, pero mas grotesco ya que lleva cuernos por todo el cuerpo…  los hombros y la espalda es mas grande y es un color gris azulado, en eso se escucho la sirena de la ambulancia que llegaba (la unidad estaba a siete calles de mi casa). esos ojos eran amarillos y profundos, tenían odio total a todos… me dijo antes de irse que ellos vendrían… po…

ahí sufrió el ataque, a la vez que entraban los paramédicos, lo reanimaron ahí y se lo llevaron al hospital, nos fuimos con el pero llegando murió, nos dijo el medico que sufrió varios ataques cardíacos que no pudieron hacer nada… no pudo decirnos que le dijeron…
pero recuerdo que me miraba fijamente a mi, han pasado dos años de eso, he querido hacer lo mismo pero tengo miedo… veo a los seres que nos describió atreves de mi ventana, uno de mis amigos murió hace poco… es el segundo… solo quedamos dos, que estuvimos aquel día con el… cuando volvió del panteón solo traía en la mano el espejo que se llevo… estaba estrellado pero no roto, aun lo conservo, en las noches siento que me habla atravez de el, pero no lo quiero ver… solo quiero saber una cosa, tal vez tu puedas decirme… que nos quiso decir…