la campada (las 6 historias)…

(las 6 historias)
Estándar

Estábamos contentos, en el trabajo nos dieron unos días de asueto… podríamos descansar, platicando con los compañeros de a donde ir y pensando que la playa estaba a solo dos horas de la ciudad, pero como serian días en que la playa esta a repleta así que pensamos que hacer para salir de la ciudad y poder divertirnos… nos juntamos en la tarde fuera del trabajo… tendríamos cuatro días para descansar así que entre cervezas, cigarros y platica nos juntamos Luisa, Antonio, Raúl, Miriam, Alison, Rodolfo, Lilly, Roxana y yo. (Rodolfo era algo raro, le gustaban cosas de ocultismo, y brujería… pero siempre lo tomamos a juego, ya que era como cualquiera de nosotros, no era diferente, pero siempre bromeaba con esas cosas) viendo posibilidades decidimos irnos a la sierra ahí cerca del aserradero, y nos fuimos para preparar las cosas para salir al día siguiente en la madrugada… quedamos de juntarnos a las 4 am. Afuera del trabajo para salir de ahí Ya que serian 4 horas de camino.

Al día siguiente ya con los víveres y las tiendas de campaña así como todo para pasar esos días de maravilla  en la sierra, antes de partir sentimos un viento extremadamente helado sin saber porque ya que era pleno verano,  partimos con rumbo a san Pedro mártir…

Pasadas las ocho después de llegar al aserradero nos seguimos hasta una cabaña que conocía Raúl y que podríamos dejar los carros ahí…  recogiendo todo Alison y luisa llevaron cámaras para grabar parte de nuestra aventura… y entre broma y risas avanzamos los seis kilómetros que nos faltaban para llegar cerca de pico de cóndor y hacer el campamento cerca de la caída de agua…

Durante el camino íbamos sintiendo algo raro, como si algo no estuviera bien, comentándolo, de pronto vimos de reojo que algo se movió entre los arboles y matorrales, no le dimos importancia. Después las diez de la mañana llegamos y comenzamos a bromear y jugar en el río así como descansar del viaje en carro y dos horas de caminata comentando entre nosotros lo raro que era que se sintiera que nos miraban desde los arboles…. Pasado el mediodía comenzamos a armar las tiendas de campaña y a acomodar todo para la noche…

Antonio, Alison, Lilly y yo nos quedamos armando las casas de campaña ya que teníamos algo de experiencia, de pronto, escuchamos una risa infantil que venia entre los arboles detuvimos lo que estábamos haciendo y miramos para todo el paisaje alrededor, no viendo nada anormal…  el resto fueron a buscar leña y a cazar con un arco pequeñas presas para cenar… la tarde transcurrió y en la comida, platicando lo del día los que fueron a la leña comentaron que escucharon la risa también, y que vieron un caballo negro que los miraba a distancia entre los arboles, y los que fueron de cacería comentaron que vieron un lobo demasiado grande que los merodeaba, pero que quisieron lanzarle una flecha cuando se alejo, asi que no le dieron mas importancia, pero lo curioso es que aquí no hay lobos. Restando algo de importancia y comentando que era la falta de costumbre y que por eso imaginábamos cosas que no eran, encendimos fuego, y preparamos las liebres que se cazaron para la cena… después de cenar y estar un rato en el fuego, entre la platica y platica, recordamos a compañeros, unos gemelos  que  habían muerto en forma trágica solo un mes  antes en un accidente de transito… eran Erick y Martha, a quienes les  gustaba el camping, y que contaba unas historias muy aterradoras…

Ya entrada la noche nos pusimos a platicar de cosas sin importancia… a Roxana, se le ocurrió que comenzáramos a contar cuentos de miedo… por alguna razón nos acordamos de los gemelos, otra vez y que les hubiera gustado acompañarnos, en ese momento se escucho un susurro que nadie entendió y pensamos era el viento,  después comenzamos con las historias de terror que nos conocíamos: Luisa y Lilly contaron la leyenda de la llorona, Roxana conto la de la carreta de la muerte, asistida por Antonio, Raul, Luisa y Lilly contaron Historias de ovnis, y Alison, Miriam, Rodolfo y yo contamos la historia de el niño blanco…  casi se dieron las doce… los teléfonos por lo retirados que estábamos de el aserradero y poblado alguno, no tenían señal… pero tenían la hora y tomábamos fotos con ellos unos de otros…

a Rodolfo se le ocurrió que hiciéramos el juego de la copa, y entre bromas fue a su mochila y saco el juego, dijo que lo llevo para entretenernos un rato…al principio algo desconcertados todos porque no pensamos que hubiese traído algo así, pero ya animados acomodamos la tabla que traía a un lado de la hoguera y comenzamos a jugar, mas como broma que como cosa seria… la copa se comenzó a mover por la tabla en ocho, y creyendo que estaba alguien bromeando, nos reímos y la copa comenzó a formar palabras… lo primero que puso fue: ¨NO SE RÍAN¨ por lo que nos quedamos serios, viéndonos unos a otros,  un aire algo frío para la temporada comenzó a correr por el lugar, Roxana y Alison se pusieron nerviosas ya que nunca lo habían jugado, viéndonos unos a otros, fuimos quitando la mano de la copa quedando solo ellas con la mano en la copa porque ellas tenían los ojos cerrados, pero la copa se siguió moviendo….

Tranquilizándonos un poco, volvimos a poner las manos y a hacer preguntas usuales, casi siempre contestando ¨el teléfono¨, solo en la ultima pregunta,  que Luisa realizo: quien eres, y que quieres??? Contesto: “soy todos y ninguno, y haré realidad sus sueños” por lo que dejamos el juego a un lado… enfadados de lo mismo, pero con temor por la respuesta.

Siendo casi la una y platicando sobre lo que paso, los ruidos del bosque que son usuales se dejaron de escuchar, comenzamos a sentir que alguien nos miraba entre los arboles…  Antonio, Raúl y yo, tomamos las lámparas y los cuchillos de campo, y comenzamos a buscar entre los arboles cercanos, pensando que alguien mas había ahí, mientras Rodolfo, con el arco en la mano y con una flecha puesta estaba listo para cualquier cosa con las chicas, no hallando nada solo un búho que salió de pronto y me saco un susto enorme y los gritos de las chicas al ver la acción, todos comenzamos a reír, y decidimos irnos a descansar…

A la mañana siguiente, casi todos nos levantamos como a las nueve, y saliendo de las tiendas de campaña, vimos que las Roxana y Luisa ya tenían desayuno hecho lo que en serio agradecimos, desayunamos nos dimos un baño en el río y bromeamos comenzamos a pasear por el área en que estábamos, todo el día estuvimos paseando en grupo, aunque de repente nos molestaba esa sensación de que alguien mas estaba con nosotros ahí en el bosque. por la tarde ya teníamos lo que cenaríamos listo y bastante leña para la fogata.

Po la tarde,mientras encendíamos el fuego se escucho un ruido por los arboles y vimos que era un lobo, pensamos que era el mismo de el día anterior así que solo lo asustamos y se fue pero llamo mi atención que se le veían los ojos rojos y lo comente a Rodolfo, al que note algo nervioso. Nada me contesto y haciendo un gesto a sonrisa,  alrededor del fuego volvimos a contar las historias y dijimos que el juego de la copa lo volveríamos a jugar pero ahora pondríamos reglas al juego solo cuatro estarían con la copa,  y uno anotando y los demás solo viendo para divertirnos, el juego esta vez si estuvo entretenido, solo que de vez en vez ponía “el teléfono” lo que nos desconcertaba y así pasaron un par de horas ya siendo las diez, nos puso “cuidado”,  nos llamo la atención, entonces escuchamos como un zumbido a lo lejos  y  volteamos al cielo ya que vimos unas luces que se detuvieron pegadas a la cascada, no eran normales ni naturales, duraron como un minuto, Miriam y Luisa les tomaron fotos con el celular, y con la cámara de vídeo, ese día algo cansados, decidimos acostarnos temprano, pero luisa y Lilly, dijeron que no tenían sueño y que se quedarían en la fogata un rato mas, estaban  platicando, de pronto del lado del rio se escucho un grito desgarrador, lastimero que nos despertó a todos en el campamento… saliendo de las tiendas las vimos que  estaban abrazadas y viendo hacia el rio, salimos y vimos a alguien que se movía por el otro lado del rio apenas lo alcanzábamos a distinguir  con la luz de las lámparas que llevábamos, de pronto al pasar por un matorral, desapareció a la vez que se volvía a escuchar ese grito que parecía que venia de todas partes y de ninguna a la vez… como si viniera de nuestras cabeza,  viéndonos unos a otros, todos nos acercamos al río con las lámparas y buscando huellas no encontramos nada… nos quedamos despiertos y avivamos el fuego, nerviosos por lo pasado, platicando de lo sucedido y tranquilizando a las muchachas, nos quedamos todos fuera de las casas de campaña y quedamos de hacer guardias para cuidarnos…

Ya no sucedió nada esa noche, Por la mañana, después de bañarnos y desayunar, recorrimos el río hacia la cascada, esta se encuentra más o menos a un kilómetro de donde estaba el campamento, no encontramos huellas de personas, y en el pie de la cascada encontramos los arboles con las copas ligeramente tostadas, no le dimos mayor importancia. Riendo dijimos “ovnis”… ahí quedo todo, cazamos y nos devolvimos al campamento, el resto del día entre platica y juegos así como pensando de repente en lo que paso la noche anterior,  ya las chicas se encontraban nerviosas y querían regresarse, pero las convencimos de quedarnos el día que nos faltaba antes de volver a la ciudad, no muy de acuerdo aceptaron y comenzamos a divertirnos… por la tarde temprano volvimos a jugar el juego de la copa, ellas no querían al principio alegando que por eso estaban pasando las cosas, pero las convencimos que no tenia nada que ver, y así divirtiéndonos, en la ultima pregunta volvió a poner en la respuesta “el teléfono”, esta vez nos sorprendió a todos porque el teléfono de Luisa comenzó a sonar, y viéndonos unos a otros ella lo tomo de la mochila, viendo que era un numero privado, contestando –bueno- y al tiempo que se ponía pálida y soltando el teléfono se puso a llorar, de inmediato Roxana tomo el teléfono y poniéndolo en el oído y colgó viéndonos a todos dijo que no había tono… volteamos con luisa y asustada dijo que era la voz de Erick, (uno de los gemelos que murieron trágicamente).

Rodolfo dijo –tranquila, solo lo has de haber imaginado, es imposible Erick, murió el mes pasado-
Lucia con las manos en el rostro llorando dijo: – era el, todos los días hablábamos por teléfono, le conozco la voz-

Estábamos tranquilizándonos unos a otros cuando la copa que estábamos usando comenzó a moverse sola poniendo solo “si”… se escucho una especie de siseo pero fuerte ya que nos hizo voltear a la tabla, y viendola, comenzó a sonar el teléfono de Raúl, y viéndonos unos a otros Raúl lo tomo y contestando, dijo: – Martha??-, (la otra gemela), Raúl había sido su pareja por poco tiempo antes de morir…  se puso pálido y colgó el teléfono estando  todos viéndolo, Alison le pregunta- que pasa-
Raúl dijo con el rostro pálido – me dijo que me ama desde donde esta-

ya eran casi las nueve de la noche, ellas estaban entrando en pánico, y querían irse de ahí pero les hicimos ver que nos perderíamos en la noche si nos aventurábamos así… tranquilizándose un poco acordamos apagar los teléfonos, que ellas durmieran todas juntas en la tienda de Rodolfo que era la mas grande y nosotros nos quedaríamos despiertos para cuidarlas… siendo las doce tuvimos la sensación que alguien nos observaba y quedándose Rodolfo y Antonio ahí, Raúl y yo, nos separamos un poco y comenzamos a buscar entre los arboles, de pronto todos los teléfonos comenzaron a sonar, corrimos a ver y todos tenían “numero privado” de donde se había marcado, con el miedo en los ojos de todos les quitamos las baterías y nos acomodamos a cuidar a las muchachas. Ellas con el ruido de los celulares, se despertaron y quedaron despiertas con nosotros, le echamos mas leña a la fogata, para tener más visión del área donde estábamos…

Como a la once y media comenzamos a escuchar el relinchido y el golpeteo de los cascos de un caballo y el crujir de unas ruedas entre piedras y vimos todos sorprendidos como entre los arboles venia una calesa antigua, algo que no era posible ya que estábamos muy retirado de todo lugar, en medio de la nada en la montaña, lo mas cercano esta a seis kilómetros y esta sola la cabaña, llego a unos veinte metros de nosotros. Y con el corazón a punto de reventar vimos que se abrió la puerta, nadie la iba conduciendo, todos vimos una sombra que se bajo de la calesa, Antonio y Roxana corrieron entre gritos cayendo unos metros delante de nosotros junto al río, entre sorprendidos y horrorizados vimos que la sombra se subió a la calesa y se alejo de ahí, no comprendimos  lo que pasaba… ellas comenzaron a llorar, y todos entramos en crisis, sudábamos en frío… el corazón se me saldría del pecho… corrimos ante  Antonio y Roxana, estaban muertos con una mueca de horror en el rostro, no sabíamos que hacer, y al ver el reloj solo era la una con cuarenta y nueve… no sabíamos que hacer…. Entonces Rodolfo comenzó a gritar que eso era su culpa, que el lo traía… entre llanto y gritos tratamos de calmarlo y nos contó que el día que salimos hacia ahí, el en la noche realizo un ritual que encontró en Internet para atraer a los elementales del bosque y que nos cuidara, pero que se estaba dando cuenta que no era así y que estábamos llamando a los entes mas fuertes de los cuentos que contamos atravez de la copa.

Controlando los nervios por lo que nos decía y al ver a nuestros amigos muertos sin saber el motivo, los tomamos y quedamos de dejarlos en una tienda y por la mañana ir a los carros y dar aviso… nos metimos en la tienda de campaña, la mas grande, y cerramos todo, quedándonos dormidos por un rato… como a las tres de la mañana, escuchamos un zumbido ensordecedor y comenzamos a ver luces sobre nosotros, creyendo que era un helicóptero, tratamos de salir pero en los reflejos de la manta de la tienda de campaña había sombras que no parecían humanas, desesperados ,Raul, Luisa, y Lilly,. Salieron de la tienda corriendo, las luces eran muy cegadoras, no podíamos ver bien a mas de tres metros, pero los oíamos gritar que los soltaran… de pronto el zumbido, las luces y los seres que veíamos que se movían alrededor de la tienda desaparecieron, así como se escucha, solo desaparecieron.  y cegados por la luz tardamos un par de minutos para ver bien… los buscamos gritándoles solo escuchando el silencio de la montaña… asustados Alison, Miriam, Rodolfo y yo. Llorando ellas de terror y sin saber que hacer, tomamos la decisión de irnos con rumbo a la cabaña, en medio de la sierra y sin saber exactamente la dirección, pero sabíamos que era para donde íbamos, habiendo avanzado como un kilómetro vi la hora, eran las tres veinte de la mañana, pensando en que ya pronto amanecería, seguimos avanzando.

De pronto comenzamos a escuchar una risa infantil entre los arboles era la risa de un niño… tomándonos de las manos y echando las luces alrededor de nosotros entre los arboles, y con la cámara de Alison, que tenia visión nocturna, íbamos avanzando, de pronto Alison se detuvo y echando la luz a su rostro vimos que tenia una mueca de pánico, y señalando atrás de nosotros nos dijo con la voz entrecortada… -el… el niño- a la vez que escuchamos una risa tras de nosotros, volteando y echando la luz no lo veíamos pero Alison si por la pequeña pantalla de la cámara, entonces vimos por la pantalla y si lo vimos un niño de blanco y como de unos seis o siete años, pero los ojos los vimos que los tenia brillantes y de pronto vimos como se transformo en un ser horripilante a la vez que su risa se fue haciendo un gruñido agudo.. Rodolfo salió corriendo y gritando no… no…no, pero adelante se escucho un grito suyo de dolor y una carcajada  aterradora,  asi como un relinchar de caballo, en ese momento Perdimos la conciencia.

Desperté  en la mañana, me encontraba lejos de cualquier lugar, y lejos de la ruta y lugar donde estábamos, comencé a caminar y pase cuatro días caminando sin poder llegar a ningún lado, no sabia nada de Alison, Rodolfo o Miriam, cuando fui encontrado por un guardabosque, que me llevo a la ciudad, donde me encuentro hoy, los oficiales me dicen que Alison y Miriam, fueron encontradas una al día siguiente pero a cien kilómetros de donde estábamos y la otra un día antes que a mi, pero cerca de un poblado a sesenta kilómetros de distancia que no saben como llegaron ahí, y yo tampoco en el campamento se encontraron los cuerpos de Antonio y Roxana, me dijeron que murieron de miedo, y los demás no los encuentran tampoco huellas o marcas, no se sabe nada de ellos…
Yo me encuentro en calidad de detenido por averiguación del paradero de mis amigos…. No me creen lo de las luces y lo demás… tengo una semana detenido y siguen preguntándome lo mismo… donde esta??, donde se fueron?? Ellas no pueden decir nada se encuentran con la mente en blanco no distinguen o conocen nada ni a nadie… solo ellas pueden decir que no miento.

Las cámaras de Alison y Luisa fueron encontradas, y los teléfonos no tienen llamadas registradas, no se que esta pasando y siento que me vuelvo loco, en las noches, sueño lo que paso… veo los ojos de el niño blanco, y tras de el una especie de lobo enorme con las fauces abiertas y los ojos como brazas y en mi cabeza retumban los gritos de mis amigos…. Y todo por culpa de Rodolfo el cual tampoco fue encontrado… ayer encontraron la cámara, lejos de donde había dicho, estaba destrozada pero la memoria bien… me llamaron para ver el vídeo y tratar de explicar lo que había ahí, ya que se veía las luces de la cascada, así como lo curioso es que en muchas escenas a lo lejos se veía que alguien mas estaba ahí, que se movia entre nosotros, que entre los arboles o tras de arbustos se veía que nos miraban, en muchas escenas se mira pero no se distinguen bien, no recuerdo haberlos visto, lo que si es que la grabación se escucha que alguien mas habla pero no se entiende, como un susurro,  pero da en cierto modo una explicación a lo que vimos, al final del video se ve a este niño cuando se transforma en un ser inexplicable, como un tipo de lobo, y como nos ataca, y por alguna razón recordé los cuentos que contamos, la carreta de la muerte, el niño blanco, la llorona, lo ovnis, no se porque pero los cuentos se hicieron realidad, la otra cámara la encontraron en el campamento pero no habían podido recuperar la grabación en ella hasta ese día en que mire los vídeos, se ve a seres que no se como describirlos ya que parecen lagartos semihumanos, los que se llevaron a mis amigos, en medio de las luces, se escuchan los gritos de todos y un lenguaje que desconocemos y no supimos que decían todo estaba borroso, los ingenieros recuperaron solo parte de el vídeo…
Alison y Miriam están en el manicomio, Roxana y Antonio, muertos, los demás nadie sabe solo desaparecieron… me atormenta el terror en las noches, es por eso que  dejo esta carta para contar lo que nos paso, he decidido acabar con mi sufrimiento acabando con mis pesadillas…