La Consulta, (La decision)

Estándar
Era lunes por la mañana, el último del año, y el Psiquiatra Dr. Guzmán, en su consultorio estaba esperando a su  paciente -que era yo-
Como paciente, llego puntual a la cita, eran las diez de la mañana, después de los saludos formales ante la recepcionista, esta le llamo al Dr. por el teléfono para que  me recibiera:-“Dr. el Sr. Álvarez ya se encuentra aquí”
-Gracias Alma, páselo por favor.

-“Buen día Dr. como esta”, -“Bien Sr. Álvarez, buen día, espero que se sienta un poco mejor con el medicamento, y que en esta  consulta nos sirva para avanzar con su problema”

Y mientras el me hacia una señal con la mano, yo me acomode en el diván del paciente  y comenzó a platicar con el Dr. mientras el acomodaba la grabadora que usaba en sus consultas y comenzaba platicábamos sobre la consulta anterior, el se acomodaba en él su sillón, y tomando su libreta de apuntes me dijo para comenzar la consulta en forma.
-“ok, que le parece si hoy  vemos los, o parte de los motivos que piensa usted, le hacen creer en que tiene que hacerle daño a otros seres, como me explico en la sesión anterior, cree recordar cuándo o como inicio esto??”.

-“sí, bueno… esta necesidad que siento, comenzó cuando tenía 10 años, primero me llamo la atención como reaccionaban las  mascotas en casa cuando  les causaba daño”.

-“mmm…” a ver platíqueme como es eso, puede ser un poco mas especifico?” me dijo mientras escribía en su libreta de anotaciones y me veía de reojo y a la grabadora de audio que utilizaba en las sesiones.

-suspirando, comencé a platicarle: -“bien Dr. Mi primer victima por así decirlo, ya que fue algo no planeado, y en realidad no le lastime demasiado, fue un gato que teníamos en casa, un día lo tome en mis manos y acariciándolo, el me araño, lo que me molesto y comencé a ahorcarlo, pero cuando lo vi que se estaba ahogando, lo solté”… -“le diré que la sensación de poder que sentí, y la adrenalina que tuve ese día al sentir como se moría en mis manos, la cual por mi edad no entendí, me llenaba todo el cuerpo y ser”, “me sentí poderoso, pero temeroso a la vez, no sé cómo explicarlo, pero me venció el miedo a mis padres por lastimarlo”.

-“Entonces se sintió poderoso, una especie de dios?” pregunto el Dr.

-“No podría decirlo así, pero esa sensación, la tuve mucho tiempo, tuve un debate por así decirlo conmigo mismo, la adrenalina y el miedo, lucharon en mi ser, al grado que un par de meses gano el miedo a mis padres pero después, en que tuve la oportunidad de agarrar otro gato pequeño en la calle, y lo volví a hacer pero esta vez sí lo mate. Asfixiándolo con mis manos” fue una sensación extraña. Sentir como la vida del gato se escapo entre mis manos, fue… grandioso sentirla, sabe que el cuerpo se va aflojando conforme se escapa su vida? –le pregunte mientras me volvía sobre el diván para ver su cara-, aunque a la vez sentí temor por lo hecho, mi conciencia se debatió durante más de medio año con lo del gato.”
-“Después de eso, lo volvió a hacer??”, -“es decir, lo ha hecho de nuevo con otro gato??”

Volteando desde el diván, a ver al doctor que me miraba inexpresivo, con la libreta en la mano, le respondí después de pensarlo un momento, y sin dudar, casi como en secreto en voz baja: -“Si, con otro gato. – y recomponiendo la voz, agregue-  aunque no sentí lo mismo, quería mas algo un poco mas difícil… y así que después lo volví a hacer, pero con un perro, aunque me alcanzo a morder, lo ahorque igual… asfixiándolo con mis manos”. “y a la vez aprendí que no todos los animales reaccionan igual a ese trauma” -mientras que hacia el movimiento con las manos en el aire, y dibujaba una sonrisa en la boca.-

-“tenia 11 años, y sentí la adrenalina otra vez, y quise mas… pero me tuve que controlar un tiempo”

-“porque?”

-“porque les extraño a mis padres la herida y les tuve que decir que me ataco y que lo golpee con un palo y se murió… niño bueno, obediente… me creyeron”, pero me tuve que dejar esa hambre guardada, y sentirla crecer cada vez mas… y más”

-“Entiendo… pero si vio que se complicaban las cosas porque no detenerse ahí?, porque seguir?.

-sonriendo a la vez que de nuevo volteaba a verlo a los ojos,- “porque es usted Psiquiatra??
“porque me gusta, porque lo desee toda mi vida y por ayudar a las personas como usted, pero no hablamos de mi. Dígame, cuánto tiempo espero para volverlo a hacer?”
Entonces porque me pregunta lo que ya conoce de respuesta, le decía girado sobre el diván
-ok, continuemos, dígame cuanto tiempo espero para volverlo a hacer?
como tres años, ya en la secundaria las cosas eran difíciles había un bravucón, que era el que nos hacia la vida difícil, un día me siguió a casa molestándome en el camino, ya no lo soportaba,  pero en un baldío que tenía que atravesar, con más coraje que miedo porque ya no lo soportaba voltee y lo enfrente, jejeje… en serio que no medí las consecuencias, pero me le deje ir al cuello y tomándolo con las manos, no le di tiempo de reaccionar y tirándolo al suelo, comencé a ahorcarlo entre los golpes que me comenzó a dar para defenderse, no lo soltaba y apretaba más fuerte, era más grande que yo, pero tome la iniciativa y pude tomarlo como si tuviese tenazas en las manos, valieron los golpes que me dio en la cara hasta que sentí que se aflojaba igual que el gato…. que el perro… pero de repente, en mi vista lo vi, vi que era alguien como yo, una persona, y el miedo me invadió soltándolo y saliendo corriendo de ahí, se quedo jadeando tratando de recuperar el aire…
Entonces no lo mato??
No…

Porque??

Tuve miedo!!
A que tuvo miedo?

-era un ser humano como yo!!… no es lo mismo con un animal que con otro ser humano… -dije mientras agachaba la miraba, y con un tono de arrepentimiento en la voz.
-no fui a la escuela un par de días porque lo que sentía me enfermo, tuve fiebre un par de días. Y cuando fui tuve temor a las represalias o que les dijera a los maestros, y mis padres me reprendieran, o algo peor. Así que me hice el enfermo pero no podía estar así mucho y falte ese par de días, al volver el me miro y me evadió todo el día, su miedo me hizo sentir fuerte… poderoso, no sé si me entienda?? Aparte que esa energía… la adrenalina se volviera a disparar en mí, me hizo escoger un animal de camino para volver a hacerlo, pero ahora me prepare para evitar accidentes, y agarre n perro callejero y lo hice. Me sentí bien con la energía renovada, pero mi mente no dejaba de ver la cara del niño cuando se aflojaba su cuerpo, y se sembró la idea de hacerlo otra vez, de terminar el trabajo con el…             o con alguien mas… así que espere el momento para hacerlo. Estuve viendo a los compañeros de la escuela tratando de escoger a alguno que no me pusiera mucha resistencia, y a los días la mire… a una compañera del salón contiguo, la cual comencé a observarla por días,  me di cuenta que era la idónea, ya que se iba por lugares solitarios y por el área de mi casa, era algo distraída, siempre se iba agachada, era como retraída, solitaria, era la idónea. Así que me gane su confianza en los días siguientes.

-Espere… me está diciendo que mato a una compañera de la escuela??
-Dr. pero espero que esto quede en secreto profesional. Por favor, lo que necesito es ayuda de su parte para quitarme esto… ya no lo quiero hacer.
-pero no me ha contestado… mato a una compañera suya de la escuela??

-si me permite terminar lo entenderá…
– como le decía… me gane la confianza de ella, y la comencé a acompañar a la salida, un día me arme de valor para hacerlo, pero al intentarlo… al comenzar a ahorcarla, ella no mostro miedo, sino que me dijo que le gustaba y seré sincero, eso me desarmo… así que no lo hice a ella, pero el bravucón, volvió a las andadas conmigo y con ella. un día que salí de casa a pasear en bicicleta, me lo encontré en el baldío molestando a un niño mucho más chico, llegue y sin avisarle lo golpee con la velocidad de la bicicleta,  y cayo con el golpe, y yo con él, le dije al niño que se fuera, y con mis 14 años, y en dos segundos, tome la decisión de mi vida, lo que me haría lo que soy, lo tome por la espalda y ahorcándolo con el brazo desde la espalda mientras le decía todo lo que le odiaba, todo lo que todos lo odiábamos por ser así, por molestarnos, pero no sentía esa energía que la primera vez, así que ya que estaba débil, lo voltee y quede  sentado sobre su cuerpo, vi como se iba ahogando y se ponía flojo poco a poco, a la vez que esa energía comenzaba a invadirme… le aflojaba para que tomara aire, y volvía a apretar, y cada vez que lo hacia sentía ese hormigueo en mi cuerpo, y mi visión se nublaba, mientras se nublaba mi vista… deje de apretar hasta que sentí como dejo de moverse y pelear por aire… fue mi noche de graduación… fue el primer ser humano que ahorque y mis manos le quitaron la vida… doctor, como hace rato: me sentí poderoso, no sentí remordimiento. -mientras volteaba a ver al Dr. vi su rostro desencajado, entre miedo y sorpresa, dibuje una sonrisa de complicidad hacia él,
El componiéndose, me dijo:
-ok… entonces me dice que paso la línea de los animales a los hombres, y que mato a un muchacho??
-si, pero se lo aseguro que era una escoria que sería peor que yo…
-bien, Sr. Álvarez, veamos… en primera eso no lo puede saber  usted, en segunda, me dice que ya mato a dos gatos y un perro, y después de varios años volvió a hacerlo pero ahora con un compañero de la escuela??
si, algo por el estilo, además solo fue un gato, pero también deseo que se entere que el hacerlo, me hizo sentir poderoso, la adrenalina que traía era demasiada, me fui de ahí temblando, y le diré que pase días sin poder dormir bien, cerraba los ojos y veía el rostro de le ahogándose, y luego muerto… así que deje de hacerlo, el remordimiento me llego horas después de hacerlo, sentía que mi conciencia me reclamaba, pero cuando ya tenía 23 años, en que un problema en el trabajo hizo que regresara esa sensación  y deseo, me golpeo un compañero por hacerlo quedar mal en el trabajo, y de nuevo volvió a salir eso que pensaba que ya no lo traía conmigo, el deseo de ahorcarlo… lo veía en mi cabeza como se retorcía entre mis manos, y espere el momento, pero como sabía que era más fuerte y no sería tan fácil hacerlo con mis propias manos, use un cable para matarlo, pero la sensación no fue la misma.

Está bien, entonces me dice que el matarlo con un objeto no le hizo sentir lo mismo que con las manos?.
Así es Dr. No sentí lo mismo y eso me  frustro, por lo que busque la forma de satisfacer la necesidad que tenia…
Sr. Álvarez, creo que por hoy es suficiente, como sabe tengo que analizar lo que me está diciendo para poder encontrar la solución a su problema, pero el tiempo no se detiene. Que le parece si continuamos mañana con esto para terminar, ya que saldré de la ciudad, pero quiero terminar esta etapa para poder darle un diagnostico firme y un tratamiento adecuado, le parece bien si continuamos mañana?.
Como usted diga doc. Al final de cuentas usted es el que manda…
Le parece bien a las dos así le daré un par de horas, para terminar lo que me está comentando, y comenzar su tratamiento más en forma, así que no olvide donde vamos me interesa saber que mas hizo con su necesidad.
Está bien Dr. Mañana a las dos aquí estaré para continuar… hasta mañana.

Al día siguiente, llegue puntual como esos días en que tenía cita, recibiéndome Alma y dando aviso al Dr. De mí llegada…
Dr. Guzmán: -“Bien, gracias Alma, páselo por favor y puede retirarse, nos vemos al regreso de mis vacaciones, que tenga un buen fin de año.”
-“Gracias Dr. e igualmente espero que lo pase igual”.
Una vez que entre al consultorio la secretaria se despidió de ambos y se retiro, quedando solos en el consultorio ambos.
Siguiendo la rutina anterior, me acomode en el diván, mientras el acomodaba las cosas para comenzar la sesión.

Ok, recapitulando, ayer me comentaba que este compañero de trabajo lo mato con un cable porque era más fuerte que usted, y eso le hizo sentir mal, entonces ¿como se animo a hacerlo?, ¿que hizo para sentirse mejor?.

-Bueno, en la escuela aprendí a observar a la gente y es algo que se queda uno con las costumbres, (le decía esto mientras en mi mente pasaba una serie de personas que tenia observadas y sabia que en cualquier momento podía saciar mi sed con ellas). En mi caso todos los días observaba a las personas y veía que hay gentes que son más vulnerables que otras no solo por lo fuertes o débiles, sino por detalles… los detalles que parecen normales para ellos mismos pero en realidad los vuelven vulnerables… fáciles de atacar, presas fáciles… son víctimas potenciales.
-bien pero él, como se volvió vulnerable ante usted?
-su afición al teléfono, se mete tanto en eso que no mira nada a su lado que no sea el teléfono.

-ok, y que hizo para compensar la falta de la satisfacción de hacerlo con las manos?

-fue sencillo, había una muchacha que ya había visto, y había fantaseado con matarla… y lleve a cabo mi fantasía… la mate en un callejón a la salida de el trabajo a dos calles de su casa… siempre caminando por donde mismo… siempre agachada sin ver a las demás personas, solo fue de tropezar con ella y poner las manos en su frágil cuello y adiós…
entonces deje ver si entiendo… me dice que en su vida la “sed” de hacer eso, le nació a los diez años y ha matado varios animales así como a un chico, y a dos personas de adulto… esto último hace qué??.. Diez años?.

-quince para ser preciso, doctor.

-Y dígame, Sr. Álvarez, desde entonces no lo ha hecho de nuevo?, es decir, no ha vuelto a tener esa necesidad?..

-si, si la he sentido en varias ocasiones más pero con el tiempo me he perfeccionado, al principio, me fue difícil, aunque tenía los patrones de la gente que creía seria más vulnerable, peor con los errores fui aprendiendo y dándome cuenta que no todos los que se ven “fáciles”, lo son, pero ahora con la tecnología es más fácil ya que la gente anda con el teléfono todo el tiempo y ello me facilita el que puedan ser más sencillo dominarlos por mi… o por otros que tienen las mismas aficiones que yo.

– o sea que, me dice que lo ha vuelto a hacer en este tiempo, y si se siente a gusto haciendo esto, porque entonces acude a mí para que le ayude a controlarlo o retirarlo…

-sentándome en el diván quedando casi frente al, y viéndolo a los ojos, seriamente le dije: porque quiero ser normal, no tener esta sensación y que voltee a ver a la gente sin necesidad de estudiarla para ver las posibilidades de si puedo matarle o no… porque en cada persona que conozco veo una víctima que puedo hacer daño, y me imagino cómo será matarle, que tan difícil se puede poner para hacerlo o dejarse matar, o cuánto tiempo podría tardar en que muera en mis manos…

– bien Sr. Eso es un avance, -me decía mientras hacia sus anotaciones y tomaba la grabadora que había dejado de grabar.

-en ese momento la idea paso por mi cabeza…tenia visto que, el doctor es delgado, no se ve muy fuerte, siempre está metido o en el teléfono o en el cuaderno…definitivo… es una buena victima…
-Entonces veo que esta descuidado y revisando su teléfono, por lo que sin pensarlo, me le abalanzó a tomarlo por el cuello, pero el doctor, no era tan débil como pensé, y tomándome de los brazos al caer, me sorprendió ya que me aventó en un movimiento, chocando con el escritorio pero recomponiéndome rápidamente a la vez que enfurecido me le abalancé de nuevo sobre el cuello con mis manos como tenazas queriéndolo agarrar, esta vez tuve suerte ya que al tomarlo y con el empuje que llevaba, caímos tumbando varias cosas pero lo tenia tomado del cuello él se preocupaba mas por lograr quitarse mis manos del cuello, y yo por hacerle más presión, mientras le decía “lo siento Dr. Pero su familia pasara un fin de año de luto”… en el forcejeo  de una patada tumbamos unas cosas que estaban en el escritorio rompiendo algo, pero lo que me sorprendió mas fue el hecho que tomo algo que traía en la cintura una especie de control… y lo presiono al comienzo de mi intento por matarlo, y por estar tan enfrascado en ahorcarlo no me di cuenta que entraron dos personas las cuales me aventaron quitándome de encima del Dr. Y me detuvieron para evitar que matarlo. Mientras forcejeaban conmigo el Dr. Recobro el aliento, y tosiendo mientras se tomaba el cuello, se levantaba mientras que a mí me tenían en el piso esposado… y viendo al Dr., quien era atendido ya por uno de ellos, le comencé a gritar que debería entender y ser feliz por ayudarme, no escojo a cualquiera… era algo especial… peor no lo vio así…
-y tú no sabes que ya no podemos tener secreto profesional en estos casos??, (eso es lo que me dijo), por eso estaban estos oficiales en el exterior por si hacías algo así??

Los policías, ya que eso eran me llevaron después a  prisión. Ya tengo casi un año aquí, es donde termine, acusado de varios asesinatos… me dijeron que nunca saldré, ya que las grabaciones con el doctor las usaron como pruebas confesoras, hoy estoy en la enfermería, desde que llegue aquí seguido me han golpeado y los otros presos han abusado de mí, me van a matar. Dicen que porque me han acusado de matar niños también, Aquí voy a morir, ya es noche buena y me han roto dos costillas, y también la nariz, dijeron que de regalo de navidad… y todo por mi falta de experiencia, por escoger a la victima equivocada

Anuncios