Eulalia, (La Visitante)

Estándar

El siguiente cuento, fue creado en base a hechos reales, y fue creado en conjunto con © Silvia Eugenia Ruiz Bachiller, tanto los textos como los hechos son parte real como de ficcion, queda a consideracion de usted, creer o no…

Tenía ya días con ciertos problemas de salud, por lo que después de consultar con el médico, éste me  envió de urgencia al hospital, a donde llegamos cerca del medio día y donde después de un chequeo minucioso, me internaron por tener problemas en un pulmón…
Quiero aclarar que no me agradan los hospitales y menos ése, ya que he escuchado de varias cosas  que suceden ahí…

Esperé unas 3 horas para pasar con un médico que me diagnosticara y me recibiera o no en el hospital.

Sí me admitió, y me pasaron a la sala de espera de urgencias, (que se encontraba demasiado llena de gente), donde tuve que esperar con otras 5 pacientes (unas llegaban otras se iban) sentadas cada una en una silla de lo más incómoda, y donde al entrar le piden a uno que se desvista,  quedando tan solo con una batita de hospital y usando una sábana como chal, porque hacía mucho frío y todas tratando de ponerle al mal tiempo buena cara, platicándonos nuestras dolencias y qué nos llevó ahí; unas horas después, cuando  vimos que íbamos a esperar mucho, empezamos también a hacer bromas y tratar de hacer más leve la espera, de las recién llegadas, unas se integraban, otras no, las más graves se iban, porque a como iban saliendo pacientes, nos iban acomodando en las camas de Urgencias, pero eso sucedió sólo 4 veces en la noche y algunas tuvimos que pasar la tarde y la noche ahí, esperando que se desocupara una cama…

En mi caso,  por el problema que llevaba me pusieron suero, pero quien me colocó el catéter me lo coloco mal así que me estaba lastimando el brazo, casi 20 horas después, (ya había pasado todo un día solo en espera), me pasaron a la sala de urgencias (junto  a otras 4  que ya estaban ahí también), pero aún sin cama, tardaron más de 24 horas en asignarme cama y tuve que esperar sentada en la consabida incómoda silla.Una vez que me asignaron cama, me cambiaron el suero vía intravenosa, que le ponen a todos los que llegan y ya me pusieron algo específico para mí y quedé en una cama en un rincón de la sala, no muy visible, por lo que el tráfico de personas en donde me encontraba, no era mucho.

Tercera noche…

Esa madrugada, estando yo entre dormida y despierta,  vi una enfermera a la que observé de reojo, facciones finas, algo más que de mediana edad, su piel me llamo la atención por lo pálido y apariencia sutil; y debo recalcar que lo que me hizo fijarme mas en ella fueron sus ojos, de un color negro intenso, debido al medicamento mi cabeza no trabajaba bien del todo pero sí recuerdo perfectamente su visita: llegó, se paró al pie  de mi cama, y viéndome fijamente,  me preguntó cómo me encontraba, luego observó los registros médicos que estaban anotados en mi carpeta, se acercó a mí y mientras me revisaba el suero con medicamento que me habían puesto en la vena y que me lastimaba mucho, sin preguntar, suavemente cambió el catéter de vena, mientras miraba a los pacientes de las otras camas y recuerdo que me dijo:

-“Estarás bien”,  “todavía no es tu turno”

Por lo que le pregunte: -“Porqué dice eso?”

Sin contestar mi pregunta, me dijo:

-“Tienes que comer”… “recuperarte”- con una voz que se me quedo grabada porque su tono era bajo, muy suave, era modulado y dulce. Entonces fue cuando la vi un poco mejor, su cabello me llamo la atención, ya que lo traía peinado en “chongo” y muy canoso, es raro ver actualmente a una mujer que tenga el cabello cano…  y su piel se veía muy suave, y se sentía también muy leve, al tocarme  sentí sus manos frías, pero lo adjudique en principio al suero que me estaban poniendo ya que lo sentía frio en las venas, cerré los ojos un par de minutos después que terminó de cambiar el catéter, y cuando los abrí ella ya no estaba ni junto a mi cama ni en la sala.

Por la mañana muy temprano, otra enfermera me pregunto que quién me cambió el catéter, ya que todos al hacer curaciones debían dejarlo registrado y había sido cambiada (¡vaya que sí!, ahora ya no me lastimaba) pero sin registro; le describí a la enfermera que me atendió en la madrugada, ya que no sabía su nombre (no se lo pedí) y ella y otra enfermera que llegó cuando la estaba describiendo, se miraron con cara de sorpresa y no dijeron nada, sólo se retiraron de inmediato, lo que me llamo la atención…

Ya  estando en cama de Urgencias, me asignaron cama en piso hasta 3 días después, en Medicina Interna. Había cinco pacientes más en el cuarto, no más de 40 como de donde venía, al menos no estaré en un lugar abarrotado, como en Urgencias.

Sexta noche…

El día ha estado muy tranquilo, he estado un poco adormecida por los medicamentos, A las 9 de la noche, en la ronda normal, con mi hijo Mario presente, los doctores me han dicho de una intervención necesaria, un procedimiento quirúrgico para mejorar mi situación, que lleva sus peligros (incluso hasta la muerte), pero tengo que dar mi autorización, y no quiero, por lo que les digo que necesito tiempo para pensarlo y hablarlo con mi hijo,  así que lo discuto un poco con él, que sí quiere que lo hagan, porque me ve muy mal y quiere que mejore, pero a mí no me convence, se despide molesto,  rezo y me dispongo a dormir.

Poco antes de las 10 de la noche, llega una asistente de enfermera a checar mis signos vitales, como cada 3 horas  pero como me ponen un medicamento para dormir un poco por mi insomnio, apenas abro los ojos, sin embargo sí la escucho decir:

-“Su catéter se está zafando otra vez –por alguna razón (dijo la enfermera que por el medicamento) el dichoso catéter no podía quedar y me  lastimaba, salvo cuando lo arreglaba la enfermera de la noche en Urgencias, pero por la mañana me lo volvían a cambiar lastimándome en el proceso y durante todo el día – que se lo arreglen en el próximo turno”.

Como a la 1 de la mañana -según mi cálculo por los rondines- me encuentro más dormida que despierta, y la veo de nuevo… la enfermera de Urgencias, a pie de mi cama, (pero viendo la cama de la izquierda de mi cama) aquí en Medicina Interna.

12067860_10207736046823908_420350320_n
Volteó a verme y vi sus ojos obscuros entre la luz tenue que había en la habitación, sus ojos brillaban de manera especial, no sé explicarlo, pero a la vez que me daba miedo, me daban también confianza, así que traté de verla bien: peinada igual, y con su traje impecable, estatura media, un poco pasada de peso pero con movimientos ágiles, parecía que se deslizara en lugar de caminar; traté de encender la lámpara de la cabecera pero tomando mi mano suavemente, me dijo -“no, por favor”… así que no la encendí, y mientras ella me revisaba el goteo del suero y mi vena, sin verme apenas me dijo que cambiaría el catéter, que me estaba lastimando, le pregunté:-“Como te llamas?”-ella manipulando las manos rápido, y volteando de reojo a verme, me dijo:-“Eulalia”- y al terminar, me dijo: -“recuerda que tienes que comer, te recuperarás ya lo verás”- mientras me decía esto vi que observaba a las pacientes de las demás camas, pero como siempre, no la vi atender a nadie más, se dio la media vuelta, yo cerré los ojos y me  quedé dormida.

En un rato más  llegó la enfermera de turno, que venía a revisar  y cambiar el catéter reportado por la anterior, al tomar mi mano me despertó, y se quedó viéndola fijamente, me revisó la muñeca, donde me lo había puesto Eulalia, y volteando al ver que estaba despierta, me preguntó que quién la había cambiado de lugar, y cuando le contesté que la enfermera Eulalia, con ojos de sorpresa dijo: “gracias” y salió rápidamente de la habitación sin más.

Sin entender, me quedé dormida hasta la mañana siguiente, por la mañana ya en el desayuno, pensé en ¿cómo sabría la enfermera de noche, que seguía yo sin comer casi nada en el día? ¿Y además, siendo ella de turno nocturno?

Mas tarde  llegó el médico y después de revisarme, me preguntó por la enfermera que me realizó la curación, por lo que le repetí lo que paso la noche anterior, viéndome fijamente, el doctor me dijo que en el hospital no había ninguna Eulalia y que tal vez una enfermera me jugó una broma… pero lo importante era que lo que había hecho ella estaba muy bien.

Cabe aclarar que cuando Eulalia me arreglaba la aguja del suero, dejaba de molestarme por un tiempo, pero siempre por la mañana llegaba la enfermera de turno, el manipular los sueros y poner los medicamentosme lo movían y lastimaban, hasta que Eulalia lo arreglaba en la madrugada.
El resto del día transcurrió con normalidad en compañía de mi hijo a quien no comenté nada sobre la enfermera, ya que teníamos otros asuntos más trascendentes que tratar, porque él ya no me quería ver tan mal como estaba y la única solución era aceptar la intervención quirúrgica, y yo no estaba de acuerdo, aunque me dijeran que tendría que quedarme en el hospital mínimo 2 meses!? Si no me la hacían.

Para ver mi estado actual y tener más datos para tomar una decisión, me tomaron cinco muestras de sangre (5 piquetes más) para análisis y varias placas de rayos X, fue lo más trascendente ese día y quedaba pendiente la decisión, que yo sospechaba que, al final, si empeoraba, ellos la tomarían y me llevarían al quirófano, aprobado por mí o no…

Séptima noche…

Me dieron mi medicamento y me quede dormida… por la madrugada entre mi sueño sentí que había alguien ahí, y abrí los ojos y era ella… Eulalia de nuevo, pero ella no llegaba a la carrera ni me curaba bruscamente, como las otras, ella sólo estaba ahí cuando abría yo los ojos y en cuanto la veía, se acercaba  a revisarme y arreglar o cambiar el catéter y darme ánimos y consejos.
Entre sueños,  le pregunté qué hacía una enfermera de Urgencias en el piso de Medicina Interna, o viceversa, y por qué me había atendido desde Urgencias, y eso era raro,  ella viéndome mientras me cambiaba de vena, me respondió con su voz suave y tenue:-“Porque estoy ayudando en todos lados del hospital, donde siento que me necesitan, es que estoy ahí, y hoy me toca aquí”- pero yo estaba muy adormilada para poder llegar  a entender lo profundo de su respuesta, así que la dejé seguir haciendo lo que hacía sin hablar y al terminar agregó mientras me acarició el hombro:
-“Recuerda que la muerte no se contagia, las enfermedades sí, tú estarás bien, aun no es tu turno.” A la vez que miraba a la paciente de la cama a mi izquierda, (note que dibujo una sonrisa muy sutil, apenas perceptible) que  había llegado en la noche, unas horas antes, pero curiosamente, a ella ni la revisó, de hecho, nunca la vi revisar a nadie más.

Por el tranquilizante que me ponían para dormir, No entendí, (pero cabe aclarar que lo que me decía se me quedaba grabado, y lo que ella hacia también),  y me dormí de nuevo.

Más tarde, mi vecina, la paciente de la izquierda empezó a toser, cada vez más fuerte (lo que me despertó) y se oía que se ahogaba, vino la enfermera de noche , llamó a un Dr., éste llamó a otro, le dieron reanimación, una enfermera se montó sobre la paciente para darle masaje al corazón, luego un médico, de pie a su lado izquierdo también le dio RCP , trajeron muchos aparatos, como los que se ven en películas o la TV,  para esto, las demás pacientes de la habitación ya habíamos despertado. Todas estábamos atentas a lo que estaba sucediendo ahí, entonces, la enfermera que operaba la máquina no encontraba algo en el carro  y volteando a verme con cara de preocupada, solo me dijo: “usted perdone” mientras tiraba de los parches de electrodos que tenía yo en el pecho y con los que me monitoreaban, ajustando todo a la paciente en crisis. Luego con el desfibrilador le dieron los choques varias veces pero no reaccionó…

Fue impresionante, sobre todo, porque después de  muchos minutos, no pudieron salvarla.  Lo que más me impactaba era que esa paciente tenía lo mismo que yo, pero acababa de ingresar unas horas antes,  en ese momento entró en mí la idea en cambiar de opinión y aceptar el procedimiento quirúrgico…

Algo me hizo voltear y a través de los cristales de la ventana al pasillo vi a Eulalia que observaba la escena atentamente, aunque inexpresiva y entonces volteo a verme directamente y  me hizo una señal con la mano, que guardara silencio.Y que yo interpreté como: “tranquila, tú estás bien”voltee a la cama con los médicos y regresé la vista a la ventana sólo un segundo después, y ya no la vi.

El resto de la madrugada y después que se llevaron el cuerpo, las demás pacientes ya no pudimos dormir, pero tampoco comentamos nada, sólo nos veíamos de cuando en cuando unas a otras y seguimos en silencio esa madrugada y mañana.  A todas nos impresionó mucho ser testigos de una muerte así, (y diré que en la situaciónque estábamos nos caló profundo).

Al día siguiente el médico que me informó de la intervención vino por la respuesta, le pedí que permitiera que llegara mi hijo para volver a hablarlo con él y darle mi respuesta, haciendo un gesto de aceptación, me dijo que me tomarían otra placa para ver el daño en mis pulmones y, poco después, asombrados los médicos, me informaron que el agua de mis pulmones se había reabsorbido (de un día para otro, ya que me estaban tomando placas todos los días), y que ya no necesitaban hacer el procedimiento que me habían dicho, aunque  no tenían explicación lógica a esto, pero que ahí estaban, mis pulmones limpios, ¡Ufff! Qué salvada, porque, además me habían vaticinado unos dos meses en el hospital, y quizá ese procedimiento tendrían que hacerlo de todos modos y en ambos pulmones y ahora, de un día para otro ¡ya no era necesario! Y había posibilidades de salir en  un par de días.

De todos modos me quedé el fin de semana en observación, pero además de la “normal”, parece que estaba en otra clase de observación, ya que había gente que no había visto nunca pasar por ahí, y que pasaba lentamente por el pasillo o se quedaban unos momentos por fuera de la habitación y me observaban y hacían discretas señas a mi persona mientras hablaban entre ellos.
Fue muy incómodo, ya que no entendía por qué.

En el tiempo en que estuve en el hospital, Mario (mi hijo) teniendo que efectuar tantos trámites llegó a hacer amistad con algunos empleados y enfermeras.  Uno de los empleados estaba tomando un café cuando Mario fue por unos papeles y le invitó un café y mientras se lo tomaban le dijo:

-Suerte la de tu mamá.

Volteando a verlo con extrañeza, Mario le pregunto: -¿Por qué?

-Porque cuando  Eulalia atiende a una habitación, siempre hay una muerte y una curación extraña y rápida.  A tu mamá le tocó la curación, y la cama contigua a la de ella fue la paciente que falleció, ya se sabe en todo el hospital.

Mi hijo con cara de sorpresa, ya que él todavía desconocía lo sucedido,no supo qué contestar, y preguntó-“¿Quién es Eulalia?”, “¿y de qué curación hablas?, a mi madre la operarán” con una sonrisa el empleado le dio el papel que buscaba mi hijo mientras le decía “ya no”!! -entonces le contaron lo que sucedió esa noche así como el resultado de las radiografías de ese día, y también que Eulalia  fue una enfermera que murió en servicio tratando de salvar un paciente que entró en paro cuando ella se encontraba sola en el ala de guardia, y aunque ella salvó al paciente, el esfuerzo hecho y su edad le provocaron un paro a ella, y desde entonces se aparece días antes de un fallecimiento y cuando comienza a atender una habitación, alguien se recupera ahí, (así como yo), y alguien de la misma habitación fallece… pero nunca sabemos a quién le va a tocar qué… Como siguió a tu mamá desde Urgencias y estaba grave, todos pensábamos que ella seria quien fallecería, pero se fue una paciente recién ingresada ¡cosas de Eulalia!

Quedando sin palabras, mi hijo se acabó el café y fue a contarme esta plática y a preguntarme que había pasado,  él ha sido escéptico, pero después de contarle lo que estuvo pasando en las noches anteriores, lo creyó, y creo que se ha vuelto mas creyente de estos temas, y yo, beneficiaria de la extraña curación debida a Eulalia, también he reafirmado mi fe.

Hoy,  casi repuesta y agradecida a quien quiera que haya intervenido en mi mejoría, agradezco a Eulalia su elección, no volvi a ver a Eulalia en los días siguientes a ese dia, lo que no se si agradecer o estar triste por no darle las gracias por su intervención.

Décimo primer día

Acabo de salir del hospital y son pasadas las seis de la tarde, voy despacio tomada del brazo de mi hijo Mario, y algo en el ambiente me hace voltear al hospital, específicamente a la puerta por donde acabamos de salir, y casi me caigo, porque en la puerta, frente a nosotros veo a Eulalia moviendo su mano en señal de despedida  y casi puedo jurar que a su lado está mi vecina de cama… la paciente que murió el día de los hechos, Eulalia con una sonrisa y ella con cara de sufrimiento, tomadas de la mano… al recomponerme, le digo a mi hijo y volvemos a voltear pero ya no están… nos vamos de ahí,  yo rezando por no regresar… JAMÁS.

© Silvia Eugenia Ruiz Bachiller, ©Daniel Alvarez Benitez
Serunserdeluz.wordpress.com
2012profeciasmayasfindelmundo.wordpress.com
danshaggyalv.wordpress.com
danshaggy.deviantart.com

La habitación de la Muerte

Estándar
Me encuentro fuera del hospital, cenando algo, (ya que tenia todo el  día sin comer).. cuando suena mi teléfono, al atender la llamada sin ver quien me marco, deje todo y arrojando un billete a la persona que me atendía, salgo corriendo… siento que me falta la respiración, pero tengo que seguir corriendo… no puedo detenerme ahora… tengo que llegar…-
eso es lo que iba pensando al correr por las escaleras del hospital…
maldita la hora que se descompuso el ascensor… al llegar al tercer piso y estar llegando a la habitación… la ultima del corredor, la única que sobre la cama tenia una cruz…pensando: porque esta habitación.
De pronto las luces se apagaron por cosa de unos segundos… entro en la habitación cuando veo que los médicos están cubriendo el cuerpo. no se, yo sabia que esto iba a pasar..lo sabia… por la historia que me contaron;  pero es justo decir que esto que cuento no es por esta perdida. Es por la “HABITACION DE LA MUERTE”, como le llaman las enfermeras y se los contare:  Ayer, entramos a este hospital por una cirugía menor que no requería mas de dos días de hospitalización, pero como el hospital se encontraba totalmente lleno… lo pusieron en ese cuarto… Tambien fue ayer que escuche por primera vez el nombre de la habitación lo que causo gracia y curiosidad a la vez… a pesar de no ser religioso no me molesto el crucifijo encima de la cama… pero si llamo mi atención algo, y es que al ir por el pasillo no vi otro en ninguna otra cama o cuarto… entonces, esa noche  después de su operación, el  se puso grave de la nada,  después de la crisis que sufrió, ya estando tranquilos, me puse a platicar con la enfermera de turno, le pregunte -porque el llaman a la habitación así-… y mirándome a los ojos,
pregunto, – eres creyente-
contestando -no-,
me respondió -no debería, no es ético de mi parte, pero… te contare la historia de ese cuarto y el por que esa cruz-
nos sentamos en la pequeña sala de espera y nos pusimos a platicar, en la sala estaban dos personas mas pero por la hora se encontraban dormidas… así que comenzó a contarme la historia.
-Yo tengo ocho años trabajando aquí y siempre he tenido este turno… esto que te contare paso hace  siete años aproximadamente, y lo recuerdo como si hubiera sido ayer-
tomando aire, comenzó a platicar la historia…
-En ese tiempo, llego una mujer que era de las afueras de la ciudad, ella venia desalineada y al verla pensarías que era una bruja…- cerrando los ojos para recordar me contó que ella fue testigo de cosas que aun siendo atea, la hicieron volverse a la religión… ya que con el tiempo, aunque tienden por su trabajo a acostumbrarse a muchas cosas hay otras que no…
-Esa mujer fue hospitalizada y operada de un tumor en el estomago, algo delicado y que requería unos días de hospitalización…
los días que duro hospitalizada se lo pasaba insultando a todos y en las noches hablaba sola como si hubiese alguien con ella en la habitación…
fueron cinco días los que estuvo hospitalizada, el día que murió, te contaré que en ese día, en esa habitación, pasaron varias cosas que son difíciles de explicar…
sobre todo para mi porque  las viví directamente… para comenzar, murió a las 12 en punto, ella murió dando un grito espeluznante, que  se escucho por todo el piso, otros cuentan que por todo el hospital,-
haciendo una mueca a forma de risa le pregunte
– que piensas tu que paso…
y ella con miedo en la vista, y encojiendo los hombros me dijo:
-que se apagaron las luces del piso, hasta las de emergencia aunque los equipos médicos siguieron operando, de la puerta que esta en frente del cuarto que da a la salida de emergencia vimos  que salio una especie de demonio o no se que cosa y entrando en la habitación,según lo recuerdo,  la saco arrastrando del cabello por la misma puerta emitiendo un gruñido que de escucharlo te hela la sangre.-
riendo le dije – por favor son solo cuentos para asustar niños-
contestando rápido, -no, yo he visto esa sombra… y también la he escuchado, después de que paso eso, toda persona que llega a quedar en esa cama no sale viva de ese cuarto…-
y agachando la mirada  me dijo:
– lo siento no debí haberlo dicho, pero en los años que llevo aquí he visto morir mucha gente en esa habitación de la muerte… –
sonriendo le dije:
– tranquila, no somos religiosos y no creemos en esas cosas, no nos asustan esos cuentos de niños-
mirándome a los ojos me dijo:
– hace una semana tuvimos todas las camas llenas y acomodamos a un joven ahí que habían atropellado,sus lesiones eran las comunes en su caso, tenia raspones y venia con una pierna lastimada, nada que pusiera en riesgo su vida… solo una noche, en  observación y saldría por la mañana… pero en la noche se apagaron las luces y la puerta se abrió, viendo que salia de la habitación un bulto negro y arrastrando una persona jalándola de un brazo.. tratamos de alcanzarle pero al llegar a la puerta no había nada y entramos a la habitación y el joven estaba muerto…-
siempre pasa cuando mueren de noche, siempre a las doce, no sucede cuando es de día…
– de día solo se apagan las luces unos momentos y en ocasiones recorre un viento frío el pasillo pero nada mas, pero cuando ocurre de noche es distinto, no nos da tiempo de hacer nada para ayudar al paciente, solo tienen una especie de ataque cardíaco y segundos después pasa lo que te acabo de contar, esa es la razón por la que solo acomodamos a pacientes ahí cuando en serio no existe otro lugar para hacerlo… de lo contrario siempre esta sola esa habitación…-
cuando volvieron a prender las luces, mire mi reloj el cual marcaba las 11:55 pm, por lo que un poco mas tranquilo por la hora, abro la puerta, entro en la habitación cuando el medico esta cubriendo el cuerpo, no se. yo sabia que esto iba a pasar, lo sabia… acudo con mi madre, abrazándola y sacándola de la habitación, avanzamos por el pasillo hasta la pequeña sala de espera donde esta la estación de servicio de las enfermeras, por alguna extraña razón volteo al reloj que esta en la estación y veo que marca las 12:03 am. pensando en mi reloj lo volví a mirar viendo que marcaba las 11:58 pm, saco rápido mi teléfono y checo la hora, que también marca las 12:03 am… siento un frío helado recorrer mi columna y volviendo mi cuerpo veo el fondo del pasillo hacia la habitación… que se apagan las luces de nuevo, y sale una sombra, o un demonio amorfo de la puerta de emergencia, e ingresa a la habitación… suelto el teléfono y corro hacia el mientras pienso, – NO… A EL NO…-  abriendo la puerta de la habitación viéndolo que esta tomando  el alma de mi padre, y sin saber porque, trato de empujarlo, volteando a verme viendo esos ojos como las brazas encendidas y ese rostro desfigurado y monstruoso de verdad, lo que hace que sienta por la impresión un dolor fulminante en el pecho, y viendo que me toma del cuello, mientras que con una voz que te hela la sangre me dice…
– TU TAMBIÉN TE VAS CONMIGO… NUNCA DEBISTE HABERLO HECHO-
y volteando, veo a mi padre despierto y con rostro desencajado por lo que pasa… a la ves que veo la habitación donde esta el cuerpo de mi padre en la cama y el mio en el suelo, sufrí un ataque cardiaco fulminante… nos lleva a los dos… mientras todo se vuelve cada ves mas obscuro… negro…
de pronto el timbre del teléfono me despierta, y viendo a mi alrededor, veo que estoy en la sala de espera del hospital,  mirando mi reloj, el teléfono sigue sonando, volteo a ver el reloj que esta sobre la estacion de enfermeras, cinco adelante de mi reloj, veo el celular, llamada perdida… en eso veo que traen a mi padre en camilla acaba de salir de la cirugía, todo bien… cuando veo que nos llevan a la habitación del fondo, junto a la puerta de emergencia… pero no veo ninguna cruz… llamo al Dr. y le digo; quiero otra habitación… no quiero que este en esta habitación… el medico me indica que pase a la estación para decirlo… al acudir la enfermera que me atiende, la misma de mi sueño, sin levantar la vista y sin decirle nada me dice con una voz gutural,la misma del demonio de mi sueño “NO QUIERES LA HABITACION DE LA MUERTE ??? “…

Navidad sangrienta (la mina abandonada)

Estándar
hace tiempo, poco antes de morir, mi abuelo me contó una historia, me dijo que fue de su infancia… y la única vez que me la contó me dijo esto: me siento cansado, los años los siento encima y me cuesta avanzar… es tiempo de contar una historia, esa historia que me duele y molesta en el alma, no porque sea algo que yo haya hecho, sino porque,  hijo, quiero contarte algo que siendo testigo, y aun viendo, pero sobre todo, sabiendo lo que pasaría, y pudiendo salvar dos vidas… no hice nada, no dije nada que detuviese eso, simplemente… me calle, y  el resto de mi vida, disculpe mi actitud acusando mi juventud, la inexperiencia, la palabra dada a una amiga para guardar un secreto…  no
lo se… solo se que ese fin de año,  los demonios estuvieron sueltos y provocaron la muerte de mis amigos y de mi primer amor Ana…
era por el mes de diciembre bien recuerdo, el ultimo día de clases,cuando en el pueblo, que era pequeño, todos nos conocíamos y eramos amigos de todos… pero ese inicio de invierno, nos dejo helados con  un espectáculo dantesco sin par. provocando aparte de el luto y tristeza en el  pueblo, un frío mayor que el invierno que entraba…
ese día en particular que fue cuando comenzó todo, nos habíamos juntado la mayoría de los muchachos de sexto grado de la escuela, para festejar el fin de clases…. eran otros tiempos y podías jugar sin problema… por la tarde después de comer nos juntamos en las afueras del pueblo, cerca de la mina abandonada. como había maquinaria vieja podíamos jugar a las escondidas y otros juegos sin problema… la mina la conocíamos perfectamente mas o menos hasta los primeros 120 metros que era hasta donde habíamos entrado siempre, así como los brazos que se generaban hasta a esa distancia… la conocíamos al grado de entrar y no perdernos en ella, esa tarde casi al obscurecer después de la ultima ronda de juego, decidimos entrar a la mina juntos… sabíamos que Pedro se metía ahí a dormir, o a esconder cosas que se encontraba, era el indigente del pueblo – que la verdad nadie sabe a ciencia cierta cuando o como llego a el pueblo que estaba  entre montañas – solo que se le comenzó a mirar por las calles pidiendo algo para comer, se le llamo Pedro, porque se parecía al cuadro representativo de san Pedro de la iglesia del pueblo, ya que el no hablaba mucho, y nunca dijo su nombre. y solo reía al llamarlo así, a todos los pequeños del pueblo nos gustaba molestarlo, y al final le Ofrecíamos algo de comer o beber… como compensación por soportar nuestras travesuras. guardaba en la mina  sus cosas y también pepitas perdidas de oro que sacaba de la mina… una rareza esta ya que es una mina agotada… pero por ellas se le cambiaban en los negocios por comida y otras cosas que pedía como cigarros y alcohol… ese día decidimos molestarlo un rato así que comenzamos a buscarlo en la mina con teas prendidas, nos fuimos buscando como otras veces pero no encontrábamos la gruta dentro de la mina donde se resguardaba… llenado en grupo, encontramos un brazo de la mina que estábamos seguros no debería estar ahí… y escuchamos susurros hacia el interior, llamamos a Pedro, sin respuesta… así que se tomo la decisión de ingresar y molestar a Pedro… yo sentí un escalofrío que me recorrió todo el cuerpo y decidí salir de la mina, estábamos como a 180 metros dentro de ella nunca habíamos entrado tan profundo…  les dije que hasta ahí llegaba yo y me retire… lógicamente me tacharon de cobarde y otras cosas que ignore saliendo, me fui directo a casa y no los espere…
al día siguiente no se encontraron a dos de los niños Luis y Ángela, sus padres dando la alarma a todos en el pueblo… se comenzaron a buscar y me di cuenta que mis amigos, estaban como asustados pero no decían nada, a los dos días fueron encontrados muertos… sin heridas pero según dijeron sus cuerpos estaban como secos… yo no los mire, seguimos jugando pero los otros niños ya no querían ir a la mina a jugar, pasaron dos  días del sepelio, y  de sus casas se desaparecieron dos niños, Arturo y Raúl, el pueblo realizo una búsqueda por los lugares en las afueras del pueblo tratando de hacerlo rápido para tratar de evitar que se repitiera la historia de los primeros… dos días después fueron encontrados, uno en la barranca norte, desmembrado y en medio de un charco de sangre…pero contaron que le faltaban el hígado y el corazón, y al otro le faltaban los ojos y la lengua… el fue encontrado en un sembrado de trigo al oriente del pueblo, e igual, destrozado, sin piedad… en el pueblo pensaron que esto lo haría algún animal, pero nadie lo creía.
en total fueron diez niños los que murieron… las dos ultimas fueron esa niña, de la que estaba enamorado… ANA… Ana y Rosa, nuestra amiga fueron las ultimas en desaparecer… ella, Ana, la noche antes me dijo lo que había pasado en la mina esa tarde… cuando salí de ahí, ellos se adentraron en el brazo desconocido de la mina… me comento  que avanzaron como cien metros, hasta que llegaron a una caverna dentro, donde vieron muchas cosas que no conocían, dijo que había como si fueran cuchillos pero con mangos raros, velas, figuras de diablos, santos y ángeles, en las paredes había dibujos que parecían diablos y ángeles, peleando… que había letras y frases como si fueran oraciones o poesía pero que no supieron que decían… me dijo que parecían hechas con sangre…
también  contó que estando ahí viendo todo, así como haciendo comentarios entre ellos de lo que ahí había, oyeron ruidos por la entrada de la gruta, por lo que trataron de esconderse en distintos lugares para no ser vistos… comento que apagaron las teas, y vieron que entraron varias personas que venían con linternas mas no conocieron a ninguna por lo obscuro, y que al querer salir de ahí fueron topados con uno de ellos que estaba en la entrada… por lo que les evito irse… les dijeron muchas cosas que por el terror que sentía no alcanzo a comprender, pero si les amenazaron que si decían algo, lo lamentarían, pero  escucharon de pronto un gruñido que venia del fondo de la gruta por lo que los adultos y ellos voltearon, y que ellos no recuerdan haber visto a ningún animal, aprovechando el descuido empujaron al que los detuvo y  salieron corriendo de la gruta fueron Luis y Ángela, después Antonio y Raúl, luego Jose y Ángel, después Juan y Manuel, y por ultimo Ana y rosa… siendo ese el orden en que fueron también muriendo…
todos con espacio de dos días, se hicieron grupos de vigilancia pero aun así los niños desaparecieron,  cuando Ana y Rosa desaparecieron, ella me dijo que sabia que ya le tocaba… pero no dijo nada a los adultos, ella y rosa fueron encontradas en la mina sobre una roca atadas desnudas y sacrificadas, ya que al entrar los adultos con lamparas y ver mejor, se dieron cuenta que era una especie de templo para hacer rituales, junto con ellas, encontraron a Pedro, con un cuchillo en las manos y lleno de sangre, llorando sobre el cuerpo de rosa el corazón de ambas estaba en una hornilla en medio de brazas, y dicen que su sangre estaba por todo el lugar, la furia de la gente fue tal que Pedro fue muerto a pedradas y a palos, después su cuerpo fue colgado a la entrada de la mina.
la mina fue dinamitada en la entrada para que ya nadie pudiera entrar a ese lugar de muerte… ahora te diré que tuve mis dudas de que Pedro lo hubiese hecho, pero la rabia de los adultos así es… el dolor, y el odio son malos amigo cuando se juntan, ya que no preguntaron a Pedro que había pasado, solo lo mataron, creyendo que el había sido… ese día también en el pueblo llegaron dos hombres que iban de paso y preguntando que pasaba, note que no se sorprendieron de las cosas, y como si nada pidieron la indicación de como llegar a un rancho abandonado que estaba entre el pueblo y otro pueblo vecino,  y extrañando me su actitud pasiva fue que hable con mis padres … al escucharme, fueron con los demás y comenzaron una búsqueda por los alrededores…
llegaron hasta ese rancho, que por estar abandonado, entraron si mas. encontraron a seis personas, y ropas con sangre, así como túnicas negras, y cuchillos que eran ceremoniales… también encontraron los órganos que les sacaron a todos los niños, en frascos con formol, el hígado, el corazón , los ojos, la lengua y todo lo que faltaba en los cuerpos de mis amigos… los apresaron y lo unico que dijeron fue que querian ver al diablo. fueron muertos igual que Pedro… quien murió por estar en el lugar equivocado en el momento equivocado… hoy pienso que si yo hubiera hablado cuando Ana me dijo las cosas ellas no hubieran muerto… o que si hubiera entrado con ellos ahora no estuviera aquí…. todas las muertes de mis amigos fueron aclaradas… excepto dos…  las muertes de Luis y Ángela… nadie sabe que paso con ellos… pero aun de dice que un demonio o nahual fue quien los mato así… dejando sus cuerpos secos… también quedo otra duda y es que nadie supo como sacaron los niños de sus casas sin hacer ruido, y cerrando todo por dentro… esos son los misterios que siempre tendrá la navidad del diablo como le llamaron con el tiempo….

El deseo

Estándar
Se dice que en el día existe un minuto en el día en que si deseas algo se cumple, es difícil encontrarlo porque del mismo modo se dice que este minuto cambia de hora todos los días, si tu deseo lo pides en el minuto exacto del día, cuentan que se cumple en menos de un día… pero como es  lógico existen dos líneas que lo controlan dice la leyenda que una línea la llevan las hadas que tu deseo lo hacen para bien, y te dan felicidad pero la otra línea la llevan los demonios que siempre la llevan a ocasionar el mal, conforme a tu deseo…
Les diré que yo no creía en eso ya que siempre como se dice que es una leyenda, pues viene de la memoria y la imaginación de las personas que de boca en boca la han ido acrecentando y poniendo de su imaginación cambiando o agregando algo a la leyenda…
Pero esta vez les contare lo que me sucedió el día que hice realidad mi deseo sin creer en ello y cuáles fueron las consecuencias… aun llevo las marcas en mi…
Cierto día me encontraba trabajando, trabajaba en el turno nocturno en un almacén, y siempre salíamos a una fonda que se encontraba cruzando la calle que estaba abierto 24 horas, ahí tomábamos café y cena así como unos pastelillos o bollos rellenos de crema o chocolate que hacían todos los días..
Ese día, en la hora del lunch, fuimos como siempre pero esta vez no estaba la señora que siempre nos atendía sino una señora nueva en la fonda, por alguna razón, se le miraba que andaba enojada, y a regañadientes atendía a las personas y casi aventaba las cosas, pero no le dimos importancia, así que llegando al mostrador… “nos da lo de siempre”, -ella volteando a vernos dijo molesta “y que es lo de siempre, jamás los había visto”, a lo que nos reímos por nuestro error, le ofrecimos disculpas solicitando del menú las cosas, y de mala gana y gruñendo nos comenzó a atender la solicitud, pero al servir café casi lo aventó al mostrador provocando que un poco de café me cayera en la mano que la tenia recargada en el mostrador y reaccionando por el hecho le reclame, diciendo que tuviera cuidado con lo que hacía y ella me dijo que si quería bueno que si no que me podía ir a ora parte, la gente que estaba en la fonda que a pesar de la hora era bastante, volteo a ver la discusión y enojado por el trato, y viéndole a los ojos le impute un deseo que salió de lo profundo de mi corazón en ese momento… “MALDITA VIEJA BRUJA… DESEO QUE ESTE MALDITO LUGAR SE QUEME CONTIGO ADENTRO Y QUE TE QUEMES POR SIEMPRE EN EL INFIERNO”… saliendo de la fonda con mi amigo que trataba de tranquilizarme…Así que mejor nos fuimos al trabajo, y después de un rato se me paso el coraje y me cure la mano, el turno transcurría sin anomalía aparente, cuando de repente un escalofrió me sacudió el cuerpo, y a la vez escuche una voz medio hueca y algo apagada susurrar algo como “deseo cumplido”… ignore lo sucedido en ese momento porque entro otro compañero gritando  “SE QUEMA LA FONDA…!!! VENGAN A AYUDAR…!!!” sin pensar salimos corriendo detrás de el pero ya era una hoguera el lugar, las llamas alcanzaban una altura espectacular, y todo en el interior estaba prendido, jalamos las mangueras de incendio y corrimos para echar agua, no alcanzando estas para llegar hasta la fonda…  entonces me pareció ver figuras moverse entre las llamas de la fonda a la vez que se escuchaban los bomberos a lo lejos acercarse, lo que me saco de la concentración fue el que mi amigo me agarro del hombro y me dijo: “no podemos hacer mas, espero que se hayan salvado todos”.
Volteando a verlo a la vez que recordaba lo que le había dicho a la vieja hacia un par de horas solamente, “crees que lo que dije haya tenido algo que ver??”, sonriendo dijo que no, que el no cree en esas cosas, por lo que viendo como llegaban los bomberos y rápido apagaron el incendio, entonces fue cuando vimos el horror en realidad, ya que se encontraron los cuerpos de cuatro personas en el interior, la cocinera, la mesera y dos comensales que no salieron, porque la explosión que se genero, no les dio tiempo de salir…  a partir de ahí, me sentí incomodo y escuchando pequeñas risas apenas audibles…  pero no les daba importancia, y seguía con el trabajo pero a las 3:30, se fue la luz del almacén, quedando solo las luces de emergencia que no alumbraban mucho, pero servían para guiarnos y salir de ahí. Yo me encontraba en el segundo piso, y los demás se encontraban en el primer piso, así que como dice el reglamento, me comencé a acercar a los pasillos para bajar con los otros…
Pero al ir caminando por el pasillo para llegar al pasillo principal que lleva a las escaleras y elevador, las luces de emergencia comenzaron a parpadear, como conocía bien el almacén no me preocupo mucho que sucediera solo gruñí entre dientes, pero al llegar al pasillo principal, vi como de los estantes comenzaban a formarse sombras que veía a contra luz del fondo… y vi como se formaron cuatro formas amorfas y entre el miedo en el que di pasos para atrás, tropecé y caí quedando sentado en el piso y reconocí la voz de la vieja que provenía de la sombra o fantasma que se encontraba frente a mi, era una masa amorfa en la que distinguí un ojo que lo veía en un color amarillo y las otras tres figuras se comenzaron a acercar también mientras escuchaba: “TTUUU… POR TU CULPA ES QUE MORIMOS… NO PUDIMOS SALIR… “ escuche un gemido ahogado de otra de las sombras y tras de mi una sonrisa “¡je-je-je-je-je…!!”. Por lo que apoyándome en las manos mientras me hacia hacia atrás tratando de escapar, y queriendo gritar pidiendo ayuda, no me salia las palabras… abría la boca pero no emitía ningún sonido… en eso sentí como una mano me tomaba por el hombro y volteando vi que la mano era un pedazo de carne quemada y escucho un gemido de nuevo por lo que como empujado como un resorte me levanto y corro por el pasillo a toda velocidad, siento como golpeo con los seres, entes o lo que sean, casi llegando a la salida del pasillo siento que me toman un pie y caigo, al estar cayendo escuche una carcajada estruendosa y volteando alcanzo a ver un ser amorfo que se esta riendo y los espíritus quemados detrás de el, al caer me goleo la cabeza y quedo medio inconsciente, pero siento que me agarran de nuevo, por lo que grito esta vez saliendo mi voz de la garganta…
Es en ese momento que levantándome de la silla donde me encontraba dormido al empujarme mi compañero, diciéndome que era hora del lunch, por lo que si iríamos a la fonda, entre dormido y despierto pero ya de pie busco a mi alrededor a los seres y el demonio, y mi compañero se me queda viendo con cara de extrañeza, por lo que me pregunta que me sucede, y le digo que si que ha pasado, y me dice: “te quedaste dormido hace un rato, como no había trabajo te deje dormir en la silla, pero estabas muy inquieto por lo que te hable no se que soñaste pero si te afecto… vas o no a ir a comer??” le pregunto “que??… y me repite que hay que ir a comer… le digo que me de un minuto, paso al sanitario y me enjuago la cara y en ese momento escucho una voz muy suave y lejana que me dice: “es tu hora”…Salgo del sanitario extrañado y vamos a la fonda, donde se encuentra  la señora de mi sueño… no estaba la señora que siempre nos atendía estaba la señora nueva en la fonda,la de mi sueño, se estaba haciendo realidad mi sueño, por lo que deteniéndome casi en la entrada, mi compañero me pregunta que pasa, y disculpándome le digo que no tengo hambre y me voy a retirar de la fonda cuando veo que esta discutiendo con otra persona en la barra y le sirve un café que casi lo tira y el señor al quemarse la mano comienza a decir lo mismo que yo… MALDITA VIEJA BRUJA… y le pego un grito que se queda callado, interponiendo una dosculpa a nombre de la mujer, y el tipo se retira de ahí gruñendo pero no diciendo ni deseando nada… salgo de la fonda y me voy al almacen… estando fumando un cigarro fuera, veo que algo explota en la fonda y trato de correr a la vez que escucho la risa otra vez y pienso si el deseo lo hice yo o lo hizo el tipo… no me sucedió nada esa noche ni las siguientes pero me quedo marcado en mi mente y en mi recuerdo que esa noche murieron cuatro personas por un deseo que no pedi y que un demonio tomo por valido…

El Sacristan. (la maldicion)

Estándar

Permitan que les cuente una historia de mi vida, algo que sucedio hace algunos años, y me dejo marcado de por vida, pero dejen les explico…

vivo apartado de la gente, en las afueras del pueblo, prefiero la soledad, en el pueblo, la gente dice que un lobo grande anda atacando, y que tiene lo que parece una cicatriz en la parte de la pata trasera, lo curioso es que no hay lobos por aquí, pero dejen que les diga desde el inicio la historia…

Cierto día, por el año de 1993, me encontraba en el rancho de la familia allá por la sierra, mi tío Jorge, un día, me dijo que acudiríamos al pueblo por víveres por lo difícil del terreno en la sierra, teníamos que ir al pueblo a caballo, estaba algo retirado el pueblo, pues eran como cuatro horas a caballo.

Ya en al pueblo, mi tío me dejo con la lista en el almacén para surtir las cosas mientras que se iba a tomar una cerveza, yo apenas tenia 17, así que ni pensar en tomar.

Era poco mas de las cinco de la tarde cuando llego mi tío para cargar la mula y poder regresarnos, terminamos de cargarla como a las cinco y media pero se encontró con un amigo de la infancia y entre platica y broma pasaban de las seis y media cuando mi tío dijo que era hora de volver y que lo haríamos un poco mas rápido que la venida por la hora, note algo de preocupación en el, y le pregunte porque? Mirándome a los ojos y viendo una preocupación me dijo, solo nos quedan poco menos de dos horas de luz… tenemos que pasar el bosque antes de eso y no me gusta andar por ahí de noche… olvida la comida que te dije que tendríamos aquí, disculpa y después venimos y comes todo lo que quieras. Encogiéndome de hombros le dije solamente, no importa tío, vámonos.

salimos del pueblo por donde llegamos, comenzamos a avanzar un poco mas de prisa sin forzar los caballos ya que mi tío quería recuperar tiempo, a como avanzaba el tiempo lo veía que de cuando en cuando volteaba a la puesta del sol, luego volteaba alrededor de el camino que llevábamos, ya estaba el sol terminando de ocultarse cuando alcanzamos el bosque… mi tío encendió un cigarro y maldiciendo su suerte, volteo a verme y dijo: hijo, tendremos que pasar por aquí, el rodear el bosque nos llevaría mas de tres horas así que por favor no te me despegues y solo has lo que te digo… no te preocupes… preguntado para saciar mi curiosidad, le dije porque?? Y avanzando al comenzar a entrar en el bosque, suspirando mi tío dijo: no tienes que preocuparte, solo que es muy peligroso este bosque por eso no me gusta pasarlo de noche, ya que hay bandidos y es mejor no encontrárselos…
Tendríamos aproximadamente diez minutos dentro del bosque, y desde que entramos tuvimos una sensación extraña, a mi tío, lo notaba nervioso y también los caballos, se miraba que sentían algo ya que se veían nerviosos…

De pronto entre los arboles se oyó un ruido, por lo que mi tío apuro los caballos y la mula para que avanzaran mas rápido, volteando a verme me dijo: hay que llegar al claro… ahí estaremos bien… entonces yendo a trote rápido, y en cada mirada que echábamos en rededor, vi que algo se movió entre los arboles, por la penumbra del bosque y la noche que comenzaba a caer, no alcance a distinguir si era hombre o animal, pero se veía algo grande… ya con miedo le dije a mi tío, quien jalando la rienda de la mula me dijo vete a galope al claro solo son como cien metros mas, llegamos al claro, y bajo el trote de los caballos volteamos y vimos que alguien se estaba asomando tras de un árbol, así que mi tío se detuvo y desmontando se acerco a la mula y tomando unas cosas de los víveres, las dejo en el piso diciéndome que seria el pago y que cuando montara y nos fuéramos por nada fuera a voltear, que solo nos alejáramos de ahí…

Pregunte a mi tío que era eso, y me dijo en el rancho te lo diré, me venció la curiosidad y voltee hacia donde dejo los alimentos, viendo entre penumbras a la luz de la luna que había un bulto grande mucho para un perro salvaje, lobo o coyote, y vi como levantando la cabeza le brillaron los ojos algo raro que le alcanzara a ver los ojos ya que nos encontrábamos retirados de el y por la poca luz no era posible, asi que apure al caballo y me empareje con mi tío. Quien nervioso, decía que nos apurásemos para alejarnos y poder llegar al rancho.

voltee por instinto alrededor y vi que el ser que dejamos atrás, se encontraba cerca de nosotros pero solo veía esos ojos amarillos brillar sobre la sombra que avanzaba, nervioso le pregunte si lo habían tratado de matar, diciéndome que las balas no lo lastimaban, cuando llegamos al termino del valle, y comenzó de nuevo a rodearnos la penumbra de los arboles, era totalmente obscuro, mi tío que conocía el camino de memoria dijo, no te despegues y avanza rápido, de pronto comenzamos a ver que se movían entre los arbustos y arboles, solo sombras, nada que pudiésemos identificar, pero al voltear hacia atrás vi que venia este ser corriendo en dos patas, por lo que le grite a mi tío, quien dando una patada a mi caballo al tiempo que sacaba la pistola que llevaba en la cintura, se giro y grito corre de aquí al tiempo que le disparaba… así que gritando al caballo que salió a galope escuche un gruñido que venia de un lado por lo que agachándome y pidiendo que no pasara nada, vi una figura enorme que salto de entre los arboles, entre lobo y hombre, pero por la poca visibilidad no podía distinguir, sentí un arañazo, en la pierna y el caballo sintiéndose herido también, relinchando salió a galope, voltee y vi como mi tío era atacado por varios de estos seres ya que no era solo uno sino que parecía que fueran tres los que estaban con el atacándolo, mi caballo no paro hasta el rancho donde mi tía y trabajadores del rancho estaban preocupados, al verme llegar, me bajaron del caballo y preguntando mi tía que paso a la vez que revisaba mi herida, le dije que nos ataco ese ser, y que mi tío se quedo en el bosque, mi herida en la pierna, que era un arañazo con cuatro marcas bastante profundo, y el caballo tenia lo mismo pero tuvo que ser sacrificado ya que no tenia cura, era demasiado profunda la herida, en la curación que me hizo mi tia le pregunte que era esa cosa, y suspirando me contó que a principios de siglo, en la parroquia del pueblo había un sacristán, pero en el pueblo contaban que estaba saliendo con una joven del pueblo a quien le daba cosas, y la cual le exigía mas y mas cosas, en la iglesia el cura comenzó a notar que bajaba el diezmo que dejaba la gente, un día después de la misa el cura no fue a la puerta a despedir a la gente, sino que entro a la sacristía seguida por una anciana que decían era la bruja mas grande la región, encontraron al joven que tomaba parte del dinero de las limosnas, entrando de súbito y enojada ella lo maldijo hasta el día del juicio final por robar lo que el pueblo daba para dios y los niños del convento, el sacristán salió corriendo, y cuenta la gente que al salir, comenzó a convulsionarse y convertirse en una especie de perro enorme y que se refugiaba en el valle donde en las noches sale y que dejándo un poco de comida se queda ahí y ya no molesta a los viajeros… pregunte a mi tía si le llamaban de algún modo, y me dijo que no tenia nombre, porque en el día es una persona que en realidad nadie lo reconoce, pero en la noche se transforma y anda por el valle en ocasiones llega hasta los ranchos y busca que comer no lastima a nadie pero nadie lo quiere cerca, por la maldición que tiene, pero que si te topas con el, solo por verlo como es en realidad te llega a matar.
la gente del rancho se organizo para ir a buscar a mi tío… lo encontraron donde lo deje, pero estaba muerto destrozado por estos animales, así como el caballo y la mula también… algo curioso es que hacia falta los víveres que llevábamos…
Después del sepelio de mi tío, y haberme curado, me regrese a mi tierra, ahora tengo 38 años, vivo apartado de la gente, en las afueras del pueblo, prefiero la soledad, en el pueblo, la gente dice que un lobo grande anda atacando, y que tiene lo que parece una cicatriz en la parte de la pata trasera, lo curioso es que no hay lobos por aquí… la gente me observa cuando llego a salir a pasear, rara vez lo hago, mas ocasionalmente me gusta salir en la noche, sobretodo cuando tengo hambre…
EL SACRISTAN
by Danshaggy
Literature / Prose / Fiction / Horror / Short Stories©2014-2015 Danshaggy

El Nahual…

Estándar
En las orillas de la ciudad, por el lado de la salida al aeropuerto. Existe un terreno con una vieja casa en ruinas, lo curioso es que en esa casa hay una pared que medio destruida y con una chimenea unida a ella, es llamada por la gente la pared de la muerte. Cuentan en los alrededores que perteneció a un brujo, y según cuenta la leyenda de los alrededores en esa pared se escribe el nombre de la persona que se quiere que muera y como se desea que pase. y unos días después sucede, – eso me recuerda a la serie death note- en una ocasión hace unos días entraron unos jóvenes a la casa y escribieron sus nombres y como deseaban morir… a los dos días le toco al primero morir…
el,  era un sádico que le encantaba maltratar animales, ese día se le acerco un perro callejero al que le dio de comer y en la confianza le amarro una cuerda al cuello y se lo llevo a un callejón… ahí rociándolo con gasolina, el perro le ladro y salto para morderlo provocando que tirase la botella, no dandose cuenta que tanto se mojo o la camisa. enojado por la acción, encendio el cerillo y una chispa de la lumbre le cayó en la camisa encendiendo de manera inmediata la ropa salio corriendo y al salir del callejon un carro lo golpeo y cayendo a la calle se prendio toda la ropa quemándose completamente hasta morir… el escribió en el muro que moriría en y por el fuego. los otros dos jóvenes al enterarse fueron a la casa a ver la lista, el nombre estaba tachado con un arañazo como de garra, por lo que ellos quisieron borrar  sus nombres y  vieron que no era posible, a los dos días siguientes el segundo que era un vulgar ladrón, le gustaba robar una tienda habitualmente, el dueño era un anciano amable e indefenso y el ladrón un tipo de estatura normal y complexión media robusta, como siempre cometió el robo y salió corriendo pero al salir choco con una persona que ofendio al levantarse por haber caido, pero el hombre con el que topo, lo tomo del cuello y lo levanto con una mano, sorprendido el ladrón saco una navaja enterrándola en el estomago pero asustado vio como no le hizo nada dándose cuenta de quien era, al llegar la policía lo encontraron afuera de la tienda con dos monedas atoradas en la garganta… escribió que moriría ahogado en dinero. el ultimo puso que no moriría en manos del brujo… con miedo por lo pasado con los amigos y recordando su epitafio, se sintió un poco mas tranquilo, pero a los dos días un perro rottwiler negro, callejero lo comenzó a seguir a todas partes… durante varios días haciendo notar su presencia así como ahuyentando a toda persona que se le acercaba haciendo notar su presencia en todo momento y el no poder acercarse a nadie lo comenzó a preocupar, al grado que en la noche en su casa se asomaba a la ventana y ahí lo miraba con los ojos como brazas llego el momento que desesperado trato de matar al perro y hasta lo golpeo pero el perro no lo agredía solo lo seguía y no permitía que nadie más se le acercara, llegando al grado tanto que no le permitía ni comer, por el miedo que comenzó a sentir, no quería estar solo, pero el perro siempre corría a quien se acercara… hasta que al sig. día trato de esconderse del perro metiéndose en un sótano abandonado durante varias horas hasta que la obscuridad de la noche llego y esta, solo ayudo al perro ya que en la penumbra veía los ojos y escuchaba la respiración del perro pero no lo podía ver completo… y al tratar de salir de ahí, el perro no se lo permitía atacándolo para que se regresara a el sótano… de pronto en la noche lo comenzaron a atacar las ratas de ese lugar hasta que murió por pánico y terror extremo al no poder verlas y sentir como le mordían y estaban por todas partes… fue encontrado dos días después de morir… con expresión de pánico en la cara y con partes de su cuerpo comido por las ratas… y como lo deseo… no murió por el brujo.
por cierto, ese terreno y casa derruida es mío, te invito a visitarla… por cierto, no soy brujo, soy un nahual…

Maria (la locura)

Estándar
Me encontraron en un lugar, lleno de barro. Y obscuro. Tengo frio. ¿Dónde estoy? ¡No puedo moverme! Mis piernas y brazos… están… como entumecidos, gélidos. Se ha apoderado de mi ser. Una sensación de abandono. Como si una garra, me estuviera, sujetando. Todo el cuerpo… entonces qué oigo? Voces…!  Alguien se acerca! Vendrán a socorrerme?, Y escucho a alguien que grita detras de la luz de una lampara…
Oiga!!  Usted! Qué hace ahí dentro? No ve que está dentro de una fosa, hombre? Pero… Entonces no estoy muerto..!pienso y digo a quien me esta hablando:  Por favor, ayúdeme a salir de aquí!! y dos hombres me ayudaron a salir del hoyo donde estaba, lleno de barro y con la ropa maltratada, Una vez fuera, salí corriendo como un loco, gritando: “María, te quiero…!! Vuelve a casa, María…!!”
Al estar corriendo, sali de la finca donde me encontraba y me golpeo un carro, creyéndome loco por la risa que soltaba y las incoherencias que decía,  me llevaron al hospital psiquiátrico, donde llevo dos dias. “AYUDA…!!! POR FAVOR…!!! QUE ALGUIEN ME AYUDE…!!!” no… no estoy loco!!, no sé lo que pasa… socorro…!! Estas son mis palabras después de que me desperté en el hospital psiquiátrico… pero justo es, contar lo que paso en realidad para que terminara ahí… Hace dos días, yo me encontraba en la sala de mi casa, solo, tomando un te, y viendo por la ventana la lluvia que caía, cuando me dieron ganas de salir y sentir el frescor del ambiente al estar lloviendo, y encendiendo un cigarro, ¡Que alegría y tranquilidad me daba ver caer la lluvia! – me dije. Con el verano tan duro que hemos tenido. De repente me quede, helado. Una mujer, alta, con el cabello rubio, esbelta avanzaba, entre la cortina de agua. Avanzaba lento y sin paraguas. Con la cabeza inclinada y las manos, en los bolsillos. Por un momento, pensé – ¿A donde ira esa chica a estas horas? Con la lluvia que esta cayendo… Se fue acercando, cada vez más. Hasta que estuvo lo suficiente cerca, que le vi bien el rostro.- llendome hacia atrás, y con el terror en mi rostro, pensé… Pero… No puede ser… Es ella Ha vuelto! Maria… Maria – grité como un loco… NO ES POSIBLE…TU?!?!… PERO SI ESTAS!!… NO ES POSIBLE!!??… PERO SI YO MISMO!!… La mujer se detuvo, casi toca con su cara mi rostro. Y en su rostro blanco inexpresivo, se dibuja una sonrisa fría, siniestra. que dejaron al descubierto, unas intenciones de venganza. No pude más. Viendo como todo se obscurecia, y me desmaye… Cuando desperté… Era de noche… Pensando rápidamente en lo sucedido, decidí que tenia que asegurarme… no era posible… no era posible que estuviese viva. PORQUE… YO LA MATE…!!! Lo recuerdo bien… con mis propias manos apreté su cuello. Luego la lleve a una finca. Ahí donde pasamos los fines de semana. Donde nos juramos amor, en el huerto, yo mismo hice la fosa. Y tuve mucho cuidado de disimular, la tierra removida. Tomando mi carro, en menos de una hora, ya me encontraba en la finca. Cuando me acerque al huerto. Un temblor recorrió todo mi cuerpo. ! y poniéndome mas nervioso, a la luz de la lámpara de mano mire. Como si Maria hubiera salido de ella, Me entro un pánico terrible… Ya no sabia que hacer… De repente, una voz tenue que me resulto familiar llamandome. “Daniel…” “Por qué, Daniel..?”  “Por qué lo hiciste…?” “Dime Daniel…” entonces volviéndome y mirándola… le respondi.. María… Tú no quisiste el divorcio… No tuve mas alternativa…!! Entonces ella… acercándose lentamente, con las ropas que la sepulte. Pero el semblante de la cara. Con los ojos hundidos, no se le miraban. Los pies no le llegaban al suelo. Como si flotara. Me tendió los brazos y diciéndome: “Daniel, ven… abrázame por ultima vez”. Como hipnotizado, avancé y le abracé. Como nunca. Como hasta ahora lo había hecho. Nos dimos un beso, largo y apasionado. Poco a poco fui entrando en un sopor, que fue dejándome como medio dormido y ya no recuerdo nada más. Me encontraron en un lugar, lleno de barro. Y oscuro. Tengo frio. ¿Dónde estoy? ¡No puedo moverme! Mis piernas y brazos… están… como entumecidos, gélidos. Se ha apoderado de mi ser. Una sensación de abandono. Como si una garra, me estuviera, sujetando. Todo el cuerpo… entonces qué oigo? Voces…! y es aquí es donde comienza mi historia…. Soy Daniel y confieso que la asesine…